sábado, 29 de junio de 2019

Galería de imágenes: Xoloizcuintle







Xoloitzcuintle: El misterioso perro azteca o "perro pelón mexicano"

Esa extraña raza canina existe hace ya más de 7 mil años. Es endémico del estado de Colima.

Pocas razas de perros están tan vinculadas a un país específico como lo es el Xoloicuintle a México. Este estrambótico canino pelado es a México lo que el bulldog británico es a Inglaterra o lo que el pastor alemán es a Alemania.
Un canino pelado y oscuro.

La vinculación milenaria del xoloincuintle con la cultura azteca es tal, que desde el 2016 este animal es considerado como "Patrimonio Cultural" y símbolo viviente de la Ciudad de México. Se trata de una raza emblemática, que se remonta hacia unos 7 mil años en dicho territorio, y que desde tiempos ancestrales que posee un puesto privilegiado dentro de la mitología precolombina: las leyendas aztecas relataban como los perros xoloincuintle acompañaban al alma de los difuntos durante su largo viaje al inframundo.

Durante muchos años, los habitantes de ciertos sectores de México aseguraban que este perro oriundo del estado de Colima tenía la capacidad de alejar y proteger a los hogares de espíritus malignos, pero a su vez también se sostenía que podía vinculársele con el nacimiento de personas con deformidades físicas.

Al xoloitzcuintle habitualmente se le conoce como perro azteca o perro pelón mexicano, debido a su muy escaso pelaje, que lo hace verse calvo. Su nombre significa "perro de Xólotl", esto porque relatos milenarios lo consideraban la mascota de una importante deidad azteca: Xólotl, dios de la vida y la muerte, que era gemelo del mítico Quetzalcóatl. 

domingo, 23 de junio de 2019

Cheliderpeton: El extinto temnospóndilo del Pérmico europeo

Este animal existió hace unos 280 o 290 millones de años. Medía unos 65 centímetros de largo.
Un temnospóndilo anfibio.

Hace más de 280 millones de años, cuando el mundo estaba cubierto de pantanos y buena parte de los seres vivientes eran de comportamiento anfibio, existió una criatura llamada Cheliderpeton, el cual fue un género extinto dentro de los temnospóndilos, y que habitó Europa durante el Pérmico inferior.

Los vestigios del Cheliderpeton fueron hallados en la República Checa y en Alemania. A la primera se le conoce como Cheliderpeton vranyi (descubierta en 1877), mientras que a la versión alemana (descrita en 1993) se le puso Cheliderpeton latirostre. Históricamente, ambas conformaban el género Cheliderpeton, aunque en el año 2009 se determinó que el Cheliderpeton latirostre en realidad era un género aparte, llamado Glanochthon.

El Cheliderpeton no era un animal tan grande, ya que medía solamente 65 centímetros, pero su cabeza era bastante grande en relación a su cuerpo, ya que se estima que su cráneo fácilmente superaba los 16 centímetros de largo. 

domingo, 16 de junio de 2019

La increíble evolución de las ballenas

Aunque parezca muy difícil de creerlo, los ancestros de los cetáceos se encuentran en tierra firme. 

Muchos animales terrestres actuales han evolucionado a partir de criaturas marinas o anfibias, pero en el caso de las ballenas ocurrió justamente lo contrario: los antepasados de los enormes cetáceos que hoy en día navegan en los mares fueron cuadrúpedos que caminaban en praderas y bosques, los que a través de millones de años lograron adaptarse a la vida acuática.

Cetáceos primitivos.

Que las ballenas sean mamíferos que necesitan respirar cuando emergen a la superficie y que los huesos de sus aletas pectorales sean similares a los de las patas delanteras de algunos animales terrestres no es coincidencia. Incluso el movimiento vertical que la columna de los cetáceos va haciendo al nadar es muy distinto al que se produce en los peces. Todo esto demuestra el origen distinto de estas criaturas frente al que poseen otros seres marinos.

El eslabón perdido a partir del cual evolucionaron todos los antepasados de las ballenas fue un ser prehistórico llamado Indohyus, que fue un mamífero terrestre y cuadrúpedo que asimilaba la mezcla entre un siervo y una musaraña, el cual existió hace unos 48 millones de años a mediados del Eoceno. Más posterior, pero también perteneciente al Eoceno, fue el Pakicetus, especie de perro con cola muy larga y gruesa y provisto de pezuñas.

 El primer cetáceo primitivo que fue tanto terrestre como acuático fue el voraz Ambulocetus, un cazador anfibio y peludo de unos tres metros de largo que se cree que era tan mortífero como un cocodrilo. Esta bestia atacaba a sus presas tanto en tierra como en agua, y se cree que cuando atrapaba a un animal terrestre, procedía a sumergirlo para finalmente ahogarlo mientras lo desgarraba aún moribundo.

Según se ha logrado determinar, el primer cetáceo que fue mucho más acuático que terrestre fue el Rodhocetus, que también perteneció al Eoceno medio. Tenía claras adaptaciones específicas para la vida marina, aunque también para salir ocasionalmente a tierra firme. Medía hasta 5 metros de largo y su cuerpo era parecido al de una morsa o un león marino.

Las primera ballena propiamente tales fue a la vez las más feroz que alguna vez haya existido: el Basilosaurus, que fue una criatura monstruosa de más de 18 metros de largo y que se cree que ha sido uno de los predadores marinos más brutales de toda la prehistoria. Existió hace unos 38 millones de años. Contemporáneo al Basilosaurus, pero mucho más pequeño (unos 5 metros de largo) fue el Dorudon, una estrambótica ballena alargada y carnívora.

jueves, 13 de junio de 2019

Brasilitherium: La diminuta e inofensiva "Bestia de Brasil"

Esta criatura extinta existió hace poco más de 200 millones de años, durante el Triásico superior.
El pequeño sinápsido triásico.

El nombre Brasilitherium ("Bestia de Brasil") parece indicar a una criatura abominable, brutal y gigantesca, sin embargo en la realidad este cinodonte era todo lo contrario, ya que solamente fue un sinápsido de apenas 12 centímetros de largo y pesaba no más de 20 kilos.

Del tamaño de un ratón, este diminuto sinápsido fue un género aparte que incluía una especie tipo llamada Brasilitherium riograndensis. Fue un animal insectívoro, perteneciente a la familia Brasilodontidae, donde también estaban otras criaturas extintas que habitaron el Brasil prehistórico del Triásico, como su pariente cercano el Brasilodon.

miércoles, 12 de junio de 2019

El Chuncho empata pero igual avanza en Copa Chile

Universidad de Chile apenas logró una igualdad 1-1 frente a Rangers de Talca, en duelo disputado esta tarde en el Estadio Nacional.
Ángelo Henríquez festeja su gol.

Sin dudas que el partido de esta tarde no pasará a la posteridad como un gran partido de Universidad de Chile, ni mucho menos. Los azules tuvieron un discreto cometido y solamente lograron una exigua igualdad 1-1 frente a Rangers de Talca, lo cual de todas formas le alcanzó para avanzar a la tercera ronda de la Copa Chile.

Un tempranero gol de Michael Ríos a los 5´ puso en ventaja a la visita, sorprendiendo a buena parte del público que a esa hora todavía ingresaba al Estadio Nacional. El elenco rojinegro entró con todo, y durante los primeros veinte minutos de partido fue claro dominador, dejando a la "U" totalmente sorprendida y casi impotente ante el buen juego presentado por la escuadra sureña.

Con el correr del partido, Universidad de Chile fue equilibrando las acciones, hasta que recién en el minuto 68 fue el delantero Ángelo Henríquez quien puso la paridad. El ariete formado en las huestes azules no anotaba desde hace casi nueve meses, así que la celebración para él fue doble.

Finalmente, ambas escuadras repartieron puntos. Pero a no engañarse, que de no ser por el buen partido disputado por el arquero universitario Fernando De Paul, los talquinos bien pudieron haberse llevado un triunfo a la Región del Maule. Debido a que el duelo de ida había terminado 2-0 a favor de la "U", fue el elenco del Chuncho el que logró el ansiado paso a la siguiente fase.

martes, 11 de junio de 2019

Abdalodon: El diminuto cinodonte sudafricano

Este animal prehistórico existió hace más de 250 millones de años en el  Período Pérmico.
El pequeño Abdalodon.

El Abdalodon fue una pequeña y peculiar criatura primitiva que pese a haber sido descubierta en Sudáfrica lleva su nombre en honor a un destacado paleontólogo argentino llamado Fernando Abdala, célebre investigador que realizó significativas contribuciones al estudio de los cinodontes (grupo dentro de los terápsidos, al cual perteneció el Abdalodon).

Se puede considerar al Abdalodon como un género aparte dentro de los cinodontes, el cual estaba compuesto solamente por una especie tipo: el Abdalodon diastemicus, criatura que recibe dicho nombre por la presencia de un importante diastema en su dentadura (o separación entre sus dientes caninos y los molares).

Como buena parte de los cinodontes, se cree que este diminuto terápsido era insectivoro, aunque también es probable que haya sido onmivoro, añadiendo pequeñas semillas y vegetales a su dieta.

domingo, 9 de junio de 2019

Galería de imágenes: Ambulocetus natans






Ambulocetus: El antepasado de las ballenas era un animal que podía nadar y caminar

La existencia de esta criatura extinta comprueba que los cetáceos actuales evolucionaron a partir de criaturas terrestres.

¿La primera ballena fue terrestre?

Puede sonar extraño e insólito, pero las primeras ballenas que existieron fueron seres terrestres y no acuáticos como lo son en la actualidad. Esto porque está comprobado que los cetáceos que conocemos hoy en día evolucionaron a partir de criaturas como el Ambulocetus ("ballena que camina), un curioso ser de unos tres metros de largo que era capaz de desenvolverse con igual naturalidad tanto en el agua como en la tierra.

Hasta ahora la única especie conocida que perteneció al género de los Ambulocetus fue el Ambulocetus natans, un cetáceo que existió durante el Cenozoico (hace unos 48 millones de años) en lo que hoy es Pakistán. Se la logrado determinar que la evolución de este cazador permitió la aparición de las ballenas más arcaicas.

Como dato curioso, los científicos lograron dilucidar que el Ambulocetus podía habitar indistintamente en aguas dulces o saladas, esto gracias al análisis químico minucioso que se le hizo a los dientes de esta criatura del pasado. De más está decir que era un cazador muy bien adaptado, y que probablemente esperaba a sus víctimas al borde de los charcos o lagunas, para atacarlos cuando éstos acudían a beber, igual como en la actualidad lo hacen los cocodrilos.

La increíble evolución de las ballenas

Aunque parezca muy difícil de creerlo, los ancestros de los cetáceos se encuentran en tierra firme. 

Muchos animales terrestres actuales han evolucionado a partir de criaturas marinas o anfibias, pero en el caso de las ballenas ocurrió justamente lo contrario: los antepasados de los enormes cetáceos que hoy en día navegan en los mares fueron cuadrúpedos que caminaban en praderas y bosques, los que a través de millones de años lograron adaptarse a la vida acuática.
Evolución.

Que las ballenas sean mamíferos que necesitan respirar cuando emergen a la superficie y que los huesos de sus aletas pectorales sean similares a los de las patas delanteras de algunos animales terrestres no es coincidencia. Incluso el movimiento vertical que la columna de los cetáceos va haciendo al nadar es muy distinto al que se produce en los peces. Todo esto demuestra el origen distinto de estas criaturas frente al que poseen otros seres marinos.

El eslabón perdido a partir del cual evolucionaron todos los antepasados de las ballenas fue un ser prehistórico llamado Indohyus, que fue un mamífero terrestre y cuadrúpedo que asimilaba la mezcla entre un siervo y una musaraña, el cual existió hace unos 48 millones de años a mediados del Eoceno. Más posterior, pero también perteneciente al Eoceno, fue el Pakicetus, especie de perro con cola muy larga y gruesa y provisto de pezuñas.

 El primer cetáceo primitivo que fue tanto terrestre como acuático fue el voraz Ambulocetus, un cazador anfibio y peludo de unos tres metros de largo que se cree que era tan mortífero como un cocodrilo. Esta bestia atacaba a sus presas tanto en tierra como en agua, y se cree que cuando atrapaba a un animal terrestre, procedía a sumergirlo para finalmente ahogarlo mientras lo desgarraba aún moribundo.

Según se ha logrado determinar, el primer cetáceo que fue mucho más acuático que terrestre fue el Rodhocetus, que también perteneció al Eoceno medio. Tenía claras adaptaciones específicas para la vida marina, aunque también para salir ocasionalmente a tierra firme. Medía hasta 5 metros de largo y su cuerpo era parecido al de una morsa o un león marino.

Las primera ballena propiamente tales fue a la vez las más feroz que alguna vez haya existido: el Basilosaurus, que fue una criatura monstruosa de más de 18 metros de largo y que se cree que ha sido uno de los predadores marinos más brutales de toda la prehistoria. Existió hace unos 38 millones de años. Contemporáneo al Basilosaurus, pero mucho más pequeño (unos 5 metros de largo) fue el Dorudon, una estrambótica ballena alargada y carnívora.

sábado, 8 de junio de 2019

Galería de imágenes: Lesothosaurus






Lesothosaurus: El intrépido corredor africano

Los restos de este pequeño dinosaurio del Jurásico fueron hallados en Loseoto, y de ahí su nombre.
Lesothosaurus junto a una gallina.

Lesoto es un pequeño país enclavado en el sur de África, del cual rara vez hay importantes novedades. Sin embargo, en Paleontología se le conoce básicamente por ser la cuna del Lesothosaurus ("Lagarto de Lesoto"), minúsculo dinosaurio corredor que fue uno de los reptiles más veloces del período Jurásico.

Este dinosaurio ornitisquio existió hace 203 a 197 millones de años. Si bien alguna vez se dijo que era sinónimo del Fabrosaurus, actualmente se sabe que ambos fueron especies distintas, pero con mucho en común.

Se ha logrado determinar que este herbívoro bípedo fue una criatura muy ligera, que estaba perfectamente adaptada para correr. Sus patas traseras eran largas y potentes, mientras que sus brazos eran demasiado cortos y rudimentarios. El tamaño de dicha criatura no superaba al de un perro mediano.

Galería de imágenes: Alter Bridge








Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )