sábado, 21 de noviembre de 2009

El travestismo político de la Concertación

Hace un tiempo, el ex presidente español José María Aznar hizo el comentario de que le llamaba profundamente la atención de que la Democracia Cristiana de Chile era la única Democracia Cristiana del mundo que hacía pactos con los comunistas. Las respuestas a ello fueron inmediatas: muchos lo acusaron de "metiche", pues se entrometía en la política de nuestro país sin haber sido consultado.

Eso me parece legítimo por parte de los políticos de Gobierno. Pero, sin embargo, a la hora de revisar la historia, no es la primera vez en que algún extranjero hace comentarios sobre la contingencia política chilena. Y, para curiosidad, la mayoría de las veces en que esos alcances han sido en favor de la Concertación, o bien en contra del Régimen Militar de Pinochet, lejos de considerarlos "metiches" o "entrometidos en lo que no les incumbe", las felicitaciones por parte del conglomerado de centro-izquierda han sido evidentes: El vocalista de U2, Bono, tanto como el cantante Sting, en su momento fueron invitados a La Moneda, o bien cuando el fallecido senador estadounidense Ted Kennedy recibió la Orden al Mérito de manos de Bachelet.

Así es es el travestismo político de la Concertación: cuando les conviene, aprueban, pero si les es contrario, reprueban: "La Ley del embudo", como se diría en buen chileno. Ahhh... y a propósito de travestismo político, nadie aún me responde por qué la Democracia Cristiana chilena es la única Democracia Cristiana del mundo en hacer pactos con los comunistas... ¿tanta es su desesperación por mantenerse en el poder?, ¿qué más piensan hacer para lograr este objetivo?

Un Sputnik en el siglo XVI

El Sputnik, el primer satélite artificial de la historia, data de 1957. En aquel entonces, plena Guerra Fría, la Unión Soviética dio un paso adelante en la denominada Carrera Espacial al crear este aparato metálico y esférico, que orbitó la a 938 kilómetros de La Tierra.

Este histórico artefacto pasó a constituirse en un hito. Pero, para sorpresa de muchos, es probable que antes de él ya haya existido otro Sputnik. Y si no era uno de ellos, su similitud con éste era algo innegable. Esto debido a que en una iglesia renacentista de un poblado italiano llamado San Pietro de Montalcino se aprecia un objeto muy parecido, representado en una imagen de autor desconocido.

Lo más curioso del caso es que este "Sputnik" del cuadro fue pintado en el siglo XVI, es decir, más de 400 años antes del debut oficial del Sputnik soviético. ¿Cómo puede alguien haber dibujado con tanta fidelidad un satélite espacial durante el esos años? Bien es sabido que durante el Renacimiento existieron personas geniales que se adelantaron a su época, como el caso de Leonardo Da Vinci, pero creo que no cuesta mucho imaginarse que tal vez algún tipo de contacto con criaturas extraterrestres les haya transferido tecnologías futuristas para aquel entonces.

Otro dato curioso de la imagen: hasta se puede ver el botón que tenían los Sputnik, así que se descarta que la esfera de San Pietro sea un planeta o algo similar. Una mera coincidencia o un adelanto en el tiempo de una mente genial, lo que aparece acá es simplemente eso: el primer satélite artificial del mundo, el que existió 400 años antes de que el Sputnik soviético despegara del Cosmódromo de Baikonur, como anticipo de la Carrera Espacial que colmaría las publicaciones científicas durante buena parte del siglo XX.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Ojalá que se acuerden de ellos...

Cuando asumió Bachelet la presidencia de Chile, el saliente presidente Ricardo Lagos, o alguno de sus secuaces, mandó a exterminar a buena parte de la población perruna errante que existía en los alrededores del Palacio de La Moneda.

Espero que ahora este funesto y macabro hecho no se vuelva a repetir. Me daría mucha rabia ver que para el cambio de mando, todos esos perritos vagos que viven en las inmediaciones de la Plaza de la Ciudadanía "desaparezcan" como por arte de magia. Claro: desaparecen, pero porque los matan.

Ojalá que el próximo presidente tenga algo de sensibilidad y que le proponga al actual gobierno que deje vivir a estos animalitos, y que no les pasen la aplanadora, como ya se ha hecho una maldita costumbre.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Cuando el hombre hizo contacto...

Siempre se ha pensado en la supuesta influencia de seres extraterrestres sobre ciertas culturas antiguas que se adelantaron a sus tiempos. Y los mayas no fueron la excepción. Este es el caso del extraño Astronauta de Palenque. En la tumba milenaria de un noble de dicha civilización se encontró la imagen de un hombre sentado en una especie de nave espacial, la cual iba ascendiendo en dirección al cielo... tal vez hasta la estratosfera, o más allá.

¿Cómo puede ser algo así posible en un pueblo que se remonta a mucho antes de Cristo? Es obvio que en esos tiempos no habían naves voladoras... a menos que éstas no fueran hechas por el hombre. Observo la figura y pienso ¿qué habrá inspirado a los mayas a hacer a uno de ellos sentado sobre ese extraño aparado a propulsión que despegaba hacia el firmamento? Al parecer la curiosidad del ser humano por explorar el universo es algo inmemorial. O bien, puede ser que el contacto con alguna civilización muchísimo más avanzada les haya anticipado algo que iba a suceder varios miles de años después. Me atrevo a cuestionarme: ¿Simple coincidencia o una prueba tangible del contacto entre humanos y extraterrestres en tiempos remotos? Mal que mal, pruebas en favor de esta última hipótesis también las hay en los incas, pascuenses o egipcios...

jueves, 5 de noviembre de 2009

¡Están barriendo nuestro mar!

No deja de llamarme la atención que, en pleno período electoral, ningún candidato presidencial se haya referido al tema de la Pesca de Arrastre. Aunque, en verdad, lo extraño sería que sí lo hicieran: Los presidentes son electos por las personas, y por ello es que enfocan sus campañas básicamente en éstas, dejando de lado a cualquier otra especie animal que no sea la humana. Claro: un congrio, un lenguado o un tiburón no votan por ellos, así que a estos individuos les da lo mismo defenderlos de la depredación, o no hacerlo.

¿Cómo diablos los políticos son tan insensibles con la vida animal? Y en particular con la fauna marina, ya que ninguno se refiere a terminar de una vez y para siempre con esa orda de rufianes que, año a año, pasan barriendo el mar y acabando con toda la biodiversidad acuática existente.

La otra vez escuché que hay estudiosos que creen que, de aquí al 2030, ya no van a existir peces en los océanos. Y uno de los mayores causantes sería la Pesca de Arrastre. El otro culpable, como no, es la Pesca convencional (o "artesanal"). Da una rabia enorme observar cómo estamos matando a los animales del mar. Y esta furia aumenta aún más al recordar que somos el único ser vivo dotado de racionalidad... ¿pero para qué usamos esta virtud?: para aniquilar y depredar a las otras criaturas. Yo creo que esta capacidad de razonar debería ser enfocada, de una vez por todas, en la protección de las otras especies, y no en una dominación tiránica del mundo, en donde el humano siembra el terror sin ningún tipo de contrapeso.

Por último, ojalá que todos fuéramos capaces de comprender que los seres silvestres tienen los mismos derechos que el hombre. Esto, en contraposición de la arcaica mentalidad de algunos que aún clasifican a los animales en dos grupos: los dañinos y los comestibles, a los cuales siguen matando sin ningún tipo de compasión.

martes, 3 de noviembre de 2009

El indigente y la Recoleta Fransciscana

Son las diez de la mañana de un día cualquiera. Pese a la hora, ya se siente algo de calor, puesto que el sol deja caer sus primeros rayos sobre los pétreos pastelones. Se divisa la figura de un hombre de cabellera desordenada y barba abundante, el cual avanza a pasos muy lentos. Es notorio que se trata de un indigente: sus pantalones de color café tienen sendos agujeros en las rodillas, además de un parche mal pegado que está a punto de desprenderse. Viste un polerón que en apariencia es gris, pero, al observarlo con más atención, es posible apreciar que era blanco y que la suciedad lo ha ido oscureciendo hasta dejarlo casi del mismo color que el del suelo.

Caminando con dificultad se acerca. Su rostro tiene una mirada lánguida, como perdida en el horizonte, que revela una profunda tristeza. Pero, a pesar de ello, a medida que se aproxima, esboza cierta sonrisa, dejando ver parte de su dentadura incompleta. “Buenos días”, saluda en forma cordial, mientras prosigue su pausado andar. Un perro vago se le acerca y lo huele. Después de inspirar un par de veces en torno a su indumentaria, el animal comienza a mover la cola en forma amistosa. Ambos se conocen, pues esa es parte de una rutina que se viene repitiendo día a día, durante los últimos años.

A pocos metros de ahí, se encuentra la iglesia Recoleta Franciscana, un tradicional templo santiaguino que data de 1811. A medida que el individuo se aproxima a la entrada del antiguo edificio sus movimientos van siendo cada vez más parsimoniosos, hasta que termina por detenerse por completo. Levanta la cabeza y mira fijamente el reloj que corona la torre principal del santuario, el cual indica “11:05”. No es de extrañar: las manecillas del aparato se encuentran paralizadas desde hace meses, y permanecen señalando aquel horario, el cual, evidentemente, no coincide con el tiempo real. Pero a este personaje de barba blanca y desordenada poco parece importarle mientras atraviesa las enormes puertas de madera de esta, más que centenaria construcción, ubicada en Recoleta 220.

Una vez en el interior de la nave principal, prosigue su camino mientras arrastra uno de sus pies en forma penosa. Son pocos pasos los que da, pero con todo lo que demora, parece un largo viaje. Llegado al altar se arrodilla, no sin cierto grado de dificultad. Tras esto, empieza a orar en voz baja, saliendo de sus labios frases y palabras inentendibles. Silencio total en el lugar, pues ahí están sólo él y un par de ancianas que rezan con devoción. El centenario templo está semivacío a esta hora.

Dunga, no te olvides de Ronaldinho...

Como buen fanático del fútbol, quiero que el Mundial del próximo año sea una fiesta en todo el sentido de la palabra. Una fiesta del balompié bien jugado, pulcro y virtuoso. Pero a la vez deseo que ahí se den cita los mejores jugadores, y como no, las leyendas vivientes de este deporte, el más popular del orbe.

Ahí debería estar Ronaldinho Gaúcho. Pese a que no pasa por su mejor momento futbolístico, y que desde la Copa del Mundo del 2004 que no ha levantado cabeza en su totalidad, y sólo ha mostrado chispazos incipientes de su hiper desarrollado talento, para mí sigue siendo Ronaldinho. Este dientudo conductor brasileño le da un carisma especial no sólo a su selección, sino que al torneo completo. Mal que mal, es lejos el jugar activo que más alegrías y fantasía le ha aportado a este deporte... Y ¡qué mejor que un Mundial para ponerle el broche de oro a una carrera, en verdad, brillante!

Por el bien del fútbol, y de quienes queremos ver a los grandes de la historia corriendo tras el balón en una cancha, ojalá que el entrenador Dunga le suba el pulgar a Ronaldinho, el más grande futbolista de los últimos 15 años, después de Zinedine Zidane. O, en el peor de los casos, que lo siente en la banca y que lo meta en los segundos tiempos. El Mundial, con o sin Ronaldinho, puede ser algo muy distinto... y todo depende de Dunga.

domingo, 1 de noviembre de 2009

"Fuck"

Es muy común que en las películas gringas siempre aparezcan tipos gritándose unos a otros, mientras se dicen improperios, la mayoría de los cuales empiezan o terminan con la palabra "Fuck". De ahí el dicho popular criollo de "echar la foca", el cual es alusivo a "fuck". Cuando uno empieza a gritarle leseras, o puteadas, a otro, se puede asegurar que "le está echando la foca".

Pero ¿de donde proviene este término que hace referencia en forma tan despectiva y morbosa al acto sexual? La respuesta es la siguiente: Si nos remontamos a la Inglaterra medieval, época en que los reyes hacían y deshacían en cuanto a la vida de los pueblerinos, ahí encontraremos una historia bastante peculiar. En aquel entonces, si una pareja quería tener relaciones sexuales con tal de poder procrear, tenía que pedirle un permiso especial al rey, pues la idea es que en períodos de guerras o hambruna, la comunidad no aumentase más de lo estrictamente necesario. Por ello es que, una vez que el rey les autorizaba a tal acción, aparecía un cartel en la puerta de la casa, para que nos los molestaran en ese momento, el cual decía "Fornicate Under the Consort of the King", el cual con el tiempo pasó a ser simplemente "F.U.C.K.".

¿Mito o realidad? En cada cual está creerlo o no. Yo prefiero quedarme con esa explicación que con alguna otra más vulgar y menos original.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )