martes, 31 de marzo de 2009

Pensar que hace ya un año que te fuiste, querido Spike

Ya ha pasado un año desde ese funesto 31 de marzo del 2008. Si hago retrospectiva, creo que ese ha sido el día más triste de mi vida, porque aquella mañana murió Spike, mi perrito querido.

En un principio, fue algo muy difícil y complicado para mí. Eso, porque Spike más que un perro era como un amigo. Con él salíamos a pasear por acá por las calles de Ñuñoa. Me acuerdo que a veces después de almorzar, yo salía al patio cámara en mano y le sacaba fotos a Spike, ya que a él le gustaba como posar ante mi cámara. Fue así como lo inmortalicé en más de 300 fotos que le alcancé a sacar, las cuales de ahí me quedaría como recuerdos de él. Claro, en el fondo tampoco necesito sus fotos para recordarlo, porque su carita con sonrisa afable y perruna se va a quedar grabada en mi mente para siempre.


Con el paso del tiempo, he logrado ir superando la pérdida de este ser querido. Aún me da pena acordarme de él, de las salidas a la plaza durante los atardeceres de verano. De las salidas al parque Juan XXIII los domingos después de almorzar. En fin, son tantos recuerdos que tengo de Spike. Y como todo recuerdo que uno guarda de alguien querido que ya no está, son imágenes perennes, eternas e imborrables.

Spike, donde quiera que estés, te extraño y te recuerdo con cariño... aunque ya haya pasado un año desde que partiste.

lunes, 30 de marzo de 2009

Mucho más que seis puntos

En esto del fútbol hay frases clichés que, bajo ciertas circunstancias especiales, se repiten en forma interminable una y otra vez. Dentro de ellas, decir que un partido es "de seis puntos", cuando se trata de un encuentro de vital importancia, es una de las más comunes.

Por ello, no debería extrañar que en los próximas horas, muchos medios digan que el choque del miércoles entre Chile y Uruguay será "de seis puntos". Y, a decir verdad, dadas las cosas como están y mirando la tabla de posiciones en estas eliminatorias mundialistas, algo de cierto hay en esta afirmación.

La Roja llega con 19 puntos, contra 16 de los charrúas. De ganar, Chile le sacará seis unidades a su más enconado rival para quedarse con uno de los cupos que clasifican en forma directa a la Copa del Mundo a disputarse en Sudáfrica el año siguiente. Por ello es que, recurriré a otro eterno cliché del fútbol, el miércoles hay que "ganar o ganar".

Se me quedaba sobre el tintero. No puedo ser tan injusto con el hombre a quien tantas otras veces he calificado de "terco", "testarudo" o "cuadrado": Marcelo Bielsa. Me gusta mucho su tendencia a ir en búsqueda del arco rival, pero he criticado que jamás cambia su esquema táctico, que siempre usa sólo un volante ofensivo y que abusa demasiado las orillas de la cancha, en desmedro del centro del campo de juego. Pero ayer, por fin, se le ocurrió poner a dos hombres encargados de la creación de jugadas de ataque, los cuales acompañaron siempre al tridente ofensivo que ya nos tiene acostumbrado.

De esa forma, por primera vez en estas eliminatorias, vi a un Chile jugando como a mí me gusta: con cinco hombres defendiendo e igual número sólo preocupados de ir en búsqueda del arco rival. En ese aspecto, el desempeño de Jean Beausejour fue simplemente notable. Y ni hablar de Alexis Sánchez, que abusó de sus fintas y cachañas hasta marear al lentísimo veterano Norberto Solano (que alguna vez fue un jugadorazo).

En ese sentido, Bielsa le apuntó medio a medio. Es como que si hubiera escuchado mis críticas: la mejor alineación en el fútbol es el 3-4-3 (o el 4-3-3), pero con dos volantes de salida, no con uno sólo como antes siempre lo hacía. Ayer dio gusto ver como Matías Fernández, pese a que no jugó bien, nunca estuvo sólo y siempre tuvo en Beausejour o el propio Alexis a un escudero de lujo.

Pero en fin, Perú, con sus brujos y chamanes, ya pasaron. Ahora viene la celeste de Óscar Washingthon Tabárez, un viejo zorro del fútbol charrúa ¿Las claves tácticas para ganarles? Primero: tener ojo con el Cebolla Rodríguez, que pasa por un gran momento. Segundo: anular a Diego Forlán, que siempre nos hace goles. Tercero: ya sea con tres o cuatro defensas, repetir eso de usar dos volantes de ataque para alimentar a los tres delanteros sedientos de gol. Si Bielsa escucha estas palabras y me hace caso, de seguro que tenemos un 70% u 80% de posibilidades de vencer a Uruguay en nuestro querido Estadio Nacional. Y de paso, por qué no, quedar un poco más cerca de volver a jugar un mundial después de 12 años.

sábado, 28 de marzo de 2009

Ñuñoa

De mis 29 años, 26 los llevo viviendo en esta comuna. Viví hasta los 2 años y algo en Los Ángeles (VIII región), de ahí unos meses en la casa de mis abuelos en Independencia y posteriormente nos mudamos a Ñuñoa, donde ya he vivido en dos casas distintas.

En verdad, lo que más me gusta de Ñuñoa, uno de los barrios residenciales más tradicionales de Santiago, es que es como una mezcla perfecta entre ciudad y pueblo chico. Tiene todas las comodidades de ciudad: tiendas, comercio, supermercados, pero a la vez sus arboladas calles, sus veredas cubiertas de hojas secas y sus relativamente pocos edificios (hasta ahora), le dan un aspecto bien particular.

Fueron estas calles ñuñoínas las que recorrí por años para caminar hasta mi ex colegio, el Liceo Manuel de Salas. Además, por ahí mismo tantas veces salí a pasear con mi perrito Spike (Q.E.P.D.). En fin, ya son harto más de 20 años que he vivido en Ñuñoa.

Pero por circunstancias de la vida, en unos días más nos vamos a mudar de nuevo. Ahora será a otra comuna: Providencia. Pero siempre seré un ñuñoíno de corazón, o por lo menos, igual seguiré sintiéndome parte de Ñuñoa: pueblo pequeño en medio de una ciudad grande.

jueves, 26 de marzo de 2009

El Pez Crustáceo Demoníaco

Sin dudas, el núcleo externo de la Endósfera terrestre no es un lugar muy adecuado para vivir. Ubicado a unos 3 mil kilómetros de profundidad, esta masa de roca fundida es capaz de derretir a cualquier ser vivo. O a casi cualquiera menos a uno: el Pez Crustáceo Demoníaco, un animal aterrador, con un aspecto monstruoso y 15 metros de largo desde la cabeza hasta la cola.

Pez Crustáceo Demoníaco es una criatura casi desconocida para nosotros los humanos. Pero, sin dudas, que se trata de una criatura digna de ser observada y estudiada. Posee un exoesqueleto durísimo, tan resistente que le permite nadar sin el más mínimo tipo de dificultar por el magma del núcleo terrestre, el cual se encuentra a unos 5 mil grados de temperatura.

No deja de llamar la atención que su hábitat natural sea el núcleo externo de la Endósfera, y no el núcleo interno. Existen varias teorías al respecto, pero hasta ahora la más aceptada es que como el núcleo externo es líquido y el interno es sólido, él prefiere estar nadando en la lava en vez de estar caminando encima de esa masa de roca sólida hirviendo que forma el centro de La Tierra.

¿Cómo vive el Pez Crustáceo Demoníaco?, ¿Por qué llegó hasta ese lugar?, ¿De qué se alimenta en ese lugar donde sólo existe lava?, ¿Es peligroso para el ser humano? Estas y muchas otras interrogantes aún están siendo estudiadas. Lo que se sospecha es que existe ahí desde el momento mismo en que se formó La Tierra, es decir, tendría unos 4.500. millones de años. Además, es probable que se trate de un ser único en el universo, ya que no hay indicios de que se alimente, o sea, nunca en su vida ha comido y tal vez no necesite hacerlo.

Todas estas características que se le atribuyen, lo indican como una criatura mítica y fantástica. Alguien incluso pensará que se trata de una especie de deidad. Pero, a simple vista, más parece similar a un demonio que vive tranquilo en un hábitat similar al infierno, que un dios o un semi dios. Sea como sea, aún se sabe muy poco de él, y toda conclusión que se haga, hasta el día de hoy, son sólo especulaciones.

lunes, 23 de marzo de 2009

Desde el mítico Rhodocetus hasta la sufrida Ballena actual

Uno de los grandes milagros de la Naturaleza es haber logrado que un mamífero evolucionara de tal manera de poder hacer su vida sumergido en el agua. Eso ocurrió hace unos 50 millones de años, cuando el Rhodocetus se sumergió a los mares, para no salir a la superficie nunca más. Ahí nacieron las ballenas.

Hoy en la actualidad, las ballenas son verdaderas maravillas de la evolución. Seres imponentes y magnánimos, pero a la vez pacíficos y en su mayoría inofensivos para el hombre. Pero a muchos seres humanos, especialmente los japoneses, no les importa esto: los cazan sin misericordia. Ya numerosas protestas se han hecho para lograr impedirlo, pero la matanza sigue día a día. Por suerte hoy en día, gracias a los medios de comunicación, se ha logrado desenmascarar esta verdadera mafia ballenera que sigue asesinando cetáceos por el gusto de matar. La gente apunta a los asesinos con el dedo y otros incluso han decidido actuar para impedir que siga la matanza despiadada.

El tiempo pasa. El hombre en este millón de años que lleva sobre el planeta le ha cambiado la cara a gran parte de su mundo: Lo que antes era un parque, es hoy un cementerio. Es de esperar que las generaciones futuras vayan tomando conciencia de que hay que darle una vuelta al ship y empezar a tratar a los animales como hermanos, no como esclavos a los que se les castiga por el simple placer de verlos sufrir.

domingo, 22 de marzo de 2009

El día en que La Bestia rugió con potencia

Vengo llegando del Club Hípico, después del mega concierto que Iron Maiden hiciera hoy ante 60 mil personas. Si ya la presentación que el año pasado hicieron en la Pista Atlética del Estadio Nacional había sido excelente, la de hoy la superó con creces. Simplemente impresionante, se pasó Maiden.

Nada nuevo voy a descubrir al decir que Iron Maiden debe ser el grupo rockero más masivo en Chile. Por lo menos es, y por lejos, el que más poleras y discos vende en nuestro país. Además, tiene la particularidad de ser popular en todos los grupos socio-económicos y entre las diversas edades de la gente. Fanáticos de Iron Maiden hay desde niños pequeños hasta gente que ya tiene por sobre los 50 años: no por nada, a este sexteto ya lo avalan 35 años de trayectoria musical.

Ya cualquier religión o partido político quisiera tener una fanaticada tan fiel como la que posee Iron Maiden. La venida del grupo a nuestro país, la quinta desde que arrivase por vez primera en 1996, era esperada una vez más con devoción entre los fans, uniformados con poleras negras con el rostro de Eddie, la mascota del grupo. Al día siguiente que salieron las entradas a la venta, ya se habían vendido varios miles.

Es que Iron Maiden genera entre sus simpatizantes algo que ninguna otra banda más logra provocar ¿Por qué es este fenómeno? Porque creo que ningún grupo en el mundo mezcla tan bien potencia, pasión y virtuosismo, las tres juntas unidas que le dan la base rítmica a temas inmortales del Rock, como "Fear of the Dark", "The Number of the Beast" o "Powerslave". Además, lo digo sin tratar de caer en la exageración, que Iron Maiden debe ser el grupo más importante del planeta: eso considerando la palabra "importancia" como el equilibrio perfecto entre popularidad y calidad musical e instrumental.

No fue de extrañar que cada tema que salía al aire, era coreado en forma casi mecánica por los 60 mil espectadores que repletaron el Club Hípico. Ese verdadero mar humano quedó deleitado, una vez más, con ese trío demoledor de guitarras eléctricas, el bajo cabalgante de Steve Harris (por lejos, el mejor bajista que haya tenido algún grupo metalero), la batería de Nicko McBrian y la voz inconfundible del carismático Bruce Dickinson.

Es que el show de Iron Maiden fue redondo de principio a fin. Así, el Heavy Metal hoy tuvo su propia fiesta, ya que ante una oscura noche de marzo en Santiago, Iron Maiden volvió a unirse en un sólo grito de pasión con su fanaticada incondicional, los instrumentos hicieron retumbar los oídos y las ventanas hasta el sector de Estación Mapocho. De esta manera, en la noche de la Bestia, fue La Bestia del Rock la que rugió con potencia.

sábado, 21 de marzo de 2009

Mis tortugas, les deseo lo mejor en su nueva vida

Hoy fue el día. No un día esperado, pero al fin y al cabo un día que tenía que llegar. Siempre supe que no íbamos a vivir en casa para siempre, así que como nos mudamos pronto a un departamento, mis dos tortugas (Gerónimo y Pepona) también tendrían que irse. Sólo así, ellas podrán llevar una vida más agradable que la que llevarían en la terraza minúscula de un departamento.

Así que, después de almuerzo, las recogí y las puse en una caja. De ahí, emprendí camino al que va a ser su nuevo hogar por los próximos años: el Zoológico Metropolitano. La verdad es que al llegar allá me dio como pena, nostalgia, o qué se yo. Comencé a recordar todos estos años, desde el día en que me regalaron a Gerónimo para Navidad, cuando yo era un niño, hasta las tardes en que les hacía sus sesiones fotográficas junto a Spike.

Las entregué. Obvio que le pedí al veterinario del lugar que por favor las cuidaran, que para mí eran muy importantes, casi como parte de mi familia ¿Habré hecho lo correcto? Creo que sí, pues en el departamento no iba a ser una vida agradable para ellas. Todas esas dudas me empezaron a saltar a la cabeza en el momento en que le pasaba la caja con Gerónimo y Pepona al encargado del zoológico. No fue más de dos segundos aquel trámite, pero esos dos segundos se me hicieron eternos, ya que se me vinieron infinidad de imágenes a mi mente. En fin, sea como sea, sólo espero que ahora estén bien y que la vida que les depara el futuro sea de las mejores.

viernes, 20 de marzo de 2009

Adiós Gerónimo, Adiós Pepona...

Aún recuerdo que fue para la Navidad de 1982, cuando me regalaron una tortuga. Su nombre fue Gerónimo. Este quelonio llegó hace 26 años a mi casa. Pepona, mi otra tortuga, hace 20. Lo curioso de ambas tortugas es que se supone que son macho y hembra, por ello sus nombres, pero parece que en realidad los dos son machos. Esto es porque cuando tienen relaciones de tipo sexuales, como que se van intercambiando y a veces es Gerónimo el que se coloca arriba, pero en otras oportunidades es Pepona... o Pepono.

Ambos, como ya decía, llevan casi una vida entera junto a mi familia. Pero ya es hora que se marchen a algún lugar donde estarán mejor ¿Por qué esto? Es simplemente porque nos vamos a mudar a un departamento, el cual no tiene jardín y es mucho más pequeño que mi casa actual. Gerónimo y Pepona están acostumbrados a recorrer el patio de la casa, tal cual como si fuesen dinosaurios en miniatura caminando por la selva. Entonces, para ellos, pasar de esa verdadera jungla a una terraza minúscula en un departamento, debe ser demasiado desagradable.

Fue por eso que, después de analizar bien la situación, decidí hacer lo que yo estimo que es lo correcto: donarlas al zoológico, donde ahí las cuidarán y las van a querer como nosotros lo hemos hecho durante todos estos años. Prefiero eso que dejarlos en la casa, junto a una familia que no sé si las cuidaría lo suficiente, o bien dársela a alguien que tal vez no les dé comida o que se le pierdan por ahí.

Por eso es que mañana sábado 21 de marzo las iré a dejar al zoológico. Así que ahora aprovecho de despedirme de ellas: "Adiós Gerónimo, Adiós Pepona. Les deseo lo mejor en su nueva vida. Ojalá que les haya gustado estar más de dos décadas junto a nosotros. Y ojalá también que allá conozcan a otras tortugas que los traten como sus hermanos y, por qué no, puedan también encontrar el amor y formar una familia con alguna otra tortuguilla por ahí. Eso sí, estoy seguro de que no será un Adiós si no que un Hasta pronto, porque igual las iré a ver de vez en cuando allá en el zoológico. Chao mis tortugas. Chao mis amigos, Gerónimo y Pepona"... me despido casi con lágrimas en los ojos.

jueves, 19 de marzo de 2009

El último Triceratops

Según afirma la ciencia, el Triceratops era un dinosaurio acorazado y cuadrúpedo, provisto de tres cuernos, el cual habitó la Tierra hace 70 millones de años. Esta especie, una de las más exitosas del Cretácico tardío, se la pasaba todo el día pastando en las praderas de lo que hoy en día es Norteamérica, además de enfrentándose en titánicas luchas contra su enemigo natural, el Tiranosaurio Rex.

Este animal, el más representativo de los ceratópsidos, se habría extinguido junto al resto de los dinosaurios hace 65 millones de años, con la caída de un meteorito, que destruyó casi toda la vida terrestre existente en aquel entonces.

Pero en la práctica, no todos los Triceratops se extinguieron. Algunos sobrevivieron a ese desastre y se mantuvieron escondidos por varias generaciones. Claro, fueron muriendo y al final, después de varios millones de años, terminarían por desaparecer... todos menos uno. Ese único ejemplar es el descendiente directo de los pocos que lograron salir con vida del impacto del meteorito. Su nombre es "Cuernos".

Cuernos, el último Triceratops existente sobre la faz de la Tierra, en la actualidad vive en una granja, en el mismo lugar donde hace 65 millones de años transitaran sus enormes antepasados. Se la pasa todo el día masticando pasto, como si fuese una vaca gigantesca. De hecho, sus costumbres son las mismas que las de los bovinos: comer, comer y comer... y de ahí transita a paso lento para llegar a otro lugar para seguir comiendo.

"Cuernos es como una vaca, pero mucho más grande. Eso sí, el único problema es que a veces se enoja cuando algún toro se le acerca mucho. Y cuando se enfurece es cosa seria, pues puede matar a un toro como si nada, ya que es mucho más bestia que cualquier otro animal. Pero, por lo general, es muy tranquilo", asegura el granjero que lo alimenta día a día.

Esa es la apacible vida de Cuernos. No será convertido en un asado cuando crezca, como los vacunos que viven junto a él, si no que está protegido. Eso, claro, porque es el último representante de su especie. Después de él ya no habrá más Triceratops vivos, ni dinosaurios. Así es porque, hoy por hoy, Cuernos más que un animal es un verdadero fósil viviente.

miércoles, 18 de marzo de 2009

El "crack" en el fútbol...

En el fútbol, el término "crack" es usado para referirse a los jugadores estrellas de sus respectivos equipos, aquellos que desequilibran por sí solos la balanza del campo de juego en favor de su propia escuadra.

Pero, según estimo, hay que analizar más a fondo ese concepto. Esto porque creo que existen dos clases de cracks: unos son los que son verdaderos genios del fútbol, personajes provistos de un talento innato, que hacen de la cancha un mural donde dan verdaderas pinceladas de su arte futbolero. Pero también hay un grupo en el cual aparecen todos esos que son muy limitados técnica o físicamente, pero de todas formas de las ingenian para superar a los rivales, o por lo menos no verse superados cuando éstos son mucho más virtuosos.

En el primer grupo aparecen futbolistas como Zinedine Zidane, Pelé o Paolo Maldini, tres históricos del fútbol mundial a aquienes considero verdaderos cracks. Pero el punto más entretenido aparece en la segunda parte: Gascoigne era un gordo borracho con una prominente ponchera, o bien Garrincha que tenía las piernas chuecas y estaba afectado por la poliomielitis. Pero de todas formas eran futbolistas extraordinarios.

Por eso que digo que, en el fútbol, como en muchas cosas en la vida, los que en verdad destacan lo hacen por una conjunción de diversos factores. En el fondo, la cosa está en saber aprovechar bien las virtudes y a la vez disimular lo mejor posible los defectos.

martes, 17 de marzo de 2009

Gerónimo...

Quiero agradecer a un amigo que me ha acompañado en las buenas y en las malas por los últimos 26 años de mi vida: Gerónimo. Él es un personaje singular, muy calmado y tranquilo. Se la pasa todo el día tirado en el piso, tomando sol y de vez en cuando da un que otro paso para comer un pedacito de pepino, su comida favorita.

Yo salgo al patio, que es donde vive Gerónimo, a buscarlo para darle comida. Lo encuentro y lo miro fijamente a sus intensos ojos oscuros. Él también me mira mientras su cabeza llena de escamas permanece inmóvil como si fuese de piedra. Después que el pepino está picado, Gerónimo abre su boca lentamente y comienza a mascar con una parsimonia que resulta pasmosa.

Mientras él come, le hablo. Le hablo y él me escucha. O por lo menos, creo que me escucha. Muchos podrán decir que estoy loco, porque le hablo a Gerónimo. En el fondo, estoy bien consciente de ello: Gerónimo es sólo una tortuga. Pero para mí, más que ser una tortuga, Gerónimo es un amigo, un gran amigo que es parte de mi familia desde hace 26 años.

sábado, 14 de marzo de 2009

Cuántos recuerdos quedan atrás...

Fue como en marzo de 1996 cuando llegué a mi actual casa. Y, si nada extraordinario sucede, será también en marzo, pero del 2009 el día que me vaya de ella.

Uno no debe ser apegado a las cosas materiales. Según he aprendido en la vida, eso es algo como malo. Pero, de todas formas, aunque a veces no se quiera así, igual sucede. Pero lo menos en el caso del hogar en el cual uno ha vivido por 13 años.

Acá en mi casa actual he vivido cosas importantes. Desde mis años en el colegio, todos estos años de universidad (en las dos carreras en que he estado). Acá fue donde me han pasado cosas importantes desde el punto de vista emocional y afectivo. Acá fue donde vivió además por 12 años mi perrito Spike.

En fin, pero el tiempo pasa y hay que saber dar un paso adelante. Ahora Me voy a otro lugar. Me mudo a un departamento. Como dicen por ahí: "Cambiarse de casa es como morirse, pero cambiarse de casa a departamento es como morirse dos veces". En fin, sea como sea, hay que ver las cosas buenas de la vida y seguir adelante.

jueves, 12 de marzo de 2009

King Kong: la lucha del titán contra el desagradable mosquito insignificante

Un enorme gorila llamado King Kong trepa por las paredes del colosal Empire State. En una de sus manos sostiene a una curvilínea rubia, su amada; con la otra hace gestos obsenos, como levantar el dedo medio, a la gente que mira atónita... sobre todo a cierto jote que pretende quitarle a su mujer.

El resto de la historia es conocida: los aviones empiezan a dispararle y logran derribarlo. King Kong muere (en teoría, porque en verdad es un personaje inmortal) y la atractiva rubia se queda con el desagradable jote, un personaje tan despreciable como odioso en la trama de esta historia.

¿Por qué escribir sobre King Kong? Motivos sobran, pero sólo me centraré en dos: El primero es que King Kong, al igual que el aún más poderoso Godzilla, es uno de los grandes ídolos que siempre he tenido, desde mi infancia. La otra razón es mucho más profunda: me identifico con la causa del bestial simio peludo...

¿Cómo puede ser eso? Claro, cuando a uno le gusta una mina y todo parece andar bien, a veces aparece algún jote que se pone a lesear. En realidad, la mayoría de las veces, el jote es el pololo de la niña y yo sólo soy el patas negras. Pero eso da igual. Si a uno le gusta alguien, se la tiene que jugar sí o sí. Y si uno se siente bien con su accionar, se empieza a crear la imagen de que se es como un King Kong, que lucha contra un parásito desagradable que sólo increpa con voz amanerada que "está luchando por lo que es suyo".

El final, muchas veces, es incierto. Puede que este King Kong caiga estrepitosamente desde el Empire State, pero no sin antes dar la pelea. O bien puede ser que se quede con la niña en disputa y más encima logre aplastar al miserable jote como si éste fuera tan sólo un mosquito.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )