martes, 30 de diciembre de 2008

Spike: un rockero de la "vieja escuela"

Spike era mucho más que un simple perro labrador: fue un rockero, y de los buenos. Su estilo rebelde lo encasillaba en el estilo de lo que normalmente se conoce como "la vieja escuela". Mas detrás de esa imagen de rockero, se escondía un individuo con un talento musical increíble. Un intérprete innato... además de una gran persona.

Durante toda su carrera en el mundo de la música, tuvo la fortuna de compartir escenarios con leyendas del rock: Jimi Hendrix, U2 y los Rolling Stones, entre otros. Pero, aún así, no todo para él fueron éxitos, pues también le tocó pasar por momentos difíciles, aunque supo sobreponerse.

Los inicios a la sombra Hendrix

El comienzo de la carrera musical de Spike fue junto a quien es considerado, por muchos, como el rockero más importante de la historia: Jimi Hendrix. En aquel tiempo, Spike estaba recién aprendiendo a tocar el bajo, instrumento que logró dominar con gran facilidad. Un día conoció a Hendrix durante el Monterrey Pop Festival. Para Spike fue algo increíble poder conversar junto a su ídolo. Y mejor aún fue el momento en que el propio Hendrix lo telefoneó para avisarle que necesitaba un nuevo bajista, y si él se quería probar, para postular al puesto: "Ni yo me lo podía creer. El héroe del Monterrey Pop Festival me llamaba a mi propia casa para que me integrara a su grupo. Obvio que sabía que tenía que dar lo mejor de mí, pues no habría una segunda oportunidad", contó Spike.

A partir de ahí, Hendrix y Spike se fueron haciendo buenos amigos. El afroamericano, además, empezó a enseñarle a Spike a tocar la guitarra, y a mostrarle algunos de los secretos que usaba para asombrar a todos en sus pirotécnicas presentaciones. Fue así como Spike se convirtió no sólo en un eximio bajista, si no que además en un versátil guitarrista.

El momento cúlmine de esta etapa fue en Woodstock. Obvio que los 500 mil pares de ojos de los espectadores estaban puestos en Hendrix y su histórica actuación, que asombró al mundo entero. Pero Spike no desentonó y salió airoso de su presentación en el concierto rockero más recordado de todos los tiempos: "Fue impresionante. Ver toda esa gente ovacionándonos. Admito que la gran estrella fue Jimi (Hendrix), pues nosotros sólo éramos la banda que lo acompañaba. Su legado es tremendo. De hecho, creo que si alguien es capaz de dividir el rock en un antes y un después, ese es Jimi Hendrix", reflexionó Spike, tras manifestar la enorme admiración que sentía por su ex compañero.

Una piedra rodante del rock

Antes de morir, un día Hendrix se juntó con otro grande del rock: Mick Jagger (líder de los Rolling Stones). Ambos conversaban de diversos temas: música, mujeres.... más música y más mujeres. Dentro de esta plática, en un momento Hendrix le habló de los progresos de Spike como guitarrista. Jagger se vio muy interesado al respecto. De hecho, el propio Jagger un día fue a escuchar un concierto de la banda del oriundo de Seattle, y quedó maravillado con el talento de Spike. Claro, ahí Spike tocaba el bajo, pero se sabía que como guitarrista no era menos habilidoso.

Fue así como un día, Mick Jagger le preguntó a Spike si quería formar parte de los Rolling Stones: "Era una propuesta que no podía rechazar. Los Stones eran el grupo más importante de la escena rockera en ese instante, y tocar en un escenario junto a ellos era algo impagable", fueron las palabras de Spike para describir ese episodio.

Claro que la labor encomendada no sería menor: Spike debía ser el guitarrista. Él se había ganado reputación como bajista, pero no como un intérprete en las seis cuerdas. Pero, por otro lado, él recordó que su maestro había sido nadie más ni nadie menos que Jimi Hendrix, el mejor guitarrista de todos los tiempos, así que no podía fallar. Aceptó la oferta, y no defraudó: su paso por los Rolling Stones aún es recordado como un período brillante dentro de la trayectoria del grupo.

U2 y la máquina de hacer éxitos

El período de Spike en los Rolling Stones fue fructífero. Se hizo un nombre entre los buenos guitarristas del medio, y ganó mucho prestigio. Claro que, después de un problema de egos con el extravagante Mick Jagger, decide dejar la banda. Afortunadamente, años más tarde, se reconcialiaron.

Después de salirse del grupo inglés, Spike estaba conciente de que las ofertas por sus servicios no se harían esperar. Fue así como se sentó a escuchar diversas propuestas. Claro que la que más le atrajo fue la de una banda que en ese momento era la más popular del orbe: los irlandeses U2.

El excéntrico Bono, líder de U2, admitió en su momento que siempre había seguido el desempeño de Spike. Además, de confesar que eran muy pocos quienes podían dominar con tanta calidad dos instrumentos distintos. Claro: acá, Spike sería guitarrista.

Con Spike, U2 se posicionó aún más como una mega banda. Su gira para el disco en vivo "Rattle and Hum" (1988) fue todo un éxito. Después de esto, Spike abandonó la agrupación, pues sintió que era necesario cambiar de aires. Por eso mismo, se mudó a Norteamérica, a Seattle, la misma ciudad donde había conocido a su gran amigo Jimi Hendrix.

El irreverente Kurt Kobain

En Seattle se tomó unos meses de descanso. Ya se sentía agotado de tantos conciertos y escenarios. Eso, hasta que un día en un pub escuchó un grupo de unos muchachos que le sorprendió. Claro, más que por su música, bastante básica por lo demás, fue su forma de vestir y las letras rebeldes de sus canciones.

Después de escuchar el recital del grupo ese, se acercó a hablar con su vocalista. Spike le propuso formar parte de la banda, pues estaba en un período en que quería volver a divertirse tocando, volver a sentirse joven. Por otro lado, también aportaría la cuota de experiencia que necesita toda agrupación para llegar a ser grande. El muchacho con el que hablaba Spike aceptó de inmediato. Su nombre era Kurt Kobain... quien lideraba a "Nirvana".

Con Nirvana, Spike volvió a sentirse, una vez más, con el mundo a sus pies: llenaba estadios y era aclamado por multitudes: "Sin dudas, es una de las etapas más lindas que recuerdo", dijo Spike poco antes de morir.
El duro paso por Dire Straits

Spike siempre se había visto rodeado de músicos de gran nivel. Pero, en el fondo, él sentía una especie de angustia, pues nunca había sido él el centro de una banda. Estuvo siempre a la sombra de Bono, Hendrix, Jagger, e incluso de Kobain. Lo que él necesitaba era sentirse el front man de algún grupo. Pero Spike tenía su prestigio ganado: no iba a llegar a cualquier banda a estas alturas de su carrera.

En eso estaba cuando supo que Mark Knopfler, líder de Dire Straits, abandonaba la banda para dedicarse a su carrera solista. Esta era la gran oportunidad de Spike pasa asumir el rol principal en una agrupación de renombre. Así que él mismos se acercó al resto de los miembros, para proponerles hacer una gira conjunta, donde él fuera el vocalista y a la vez guitarrista.

Como era de esperarse, la idea fue aceptada. Pero la gira resultó ser un fracaso: Spike era un tremendo guitarrista, pero su voz distaba mucho de la de Mark Knopfler, y las comparaciones resultaron inevitables. Alcanzó a estar en tres conciertos con Dire Straits antes de abandonar el grupo. Ese fue el peor momento de su carrera. Ahí pensó en alejarse en forma definitiva de la música.

El resurgimiento de Spike

Después de estar alejado del mundo del rock por más de cinco años, Spike decide volver. Él mismo admitió en una entrevista que nunca más se dedicaría a cantar, y que sólo sería instrumentista: ya sea con el bajo o la guitarra: "La voz no es lo mío. Pero sé que tocando algún instrumento puedo realizar lo que más me gusta, y a la vez hacer feliz a la gente".

A partir de esto, nace "Spike Retriever Trio", una banda de rock progresivo instrumental, que mezclaba el virtuosismo llevado al extremo con ciertos aires de jazz y música étnica. Esto coincidió con un período más espiritual en la vida de Spike, y a la vez con el nacimiento de su camada de hijos.

El grupo "Spike Retriever Trio" fue muy bien acogido por los amantes de la música vanguardista. Acá Spike era el bajista y líder de la banda, además del compositor de la mayoría de los temas. Incluso participó en un concierto junto a otros grupos de grandes bajistas, como Stu Hamm, Jaco Pastorius y Tony Levin. Esa presentación se llamó, como no, "The Bass Sessions", en la cual Spike fue, nuevamente, aclamado por la gente: "Fue como volver a nacer", declaró con gran alegría en esa oportunidad.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Y se nos va el 2008...

Este año, como casi todos, pero tal vez en un grado mayor, ha sido un año de altibajos muy marcados. Hago un recuento, y hay momentos que no puedo dejar afuera: ver a Ozzy Osbourne en vivo y tener la oportunidad de poder debutar en el mundo laboral han sido de lo mejor que me ha pasado en los últimos 12 meses. Dentro de lo peor, son pocos acontecimientos destacables. Pero hay uno que, por su trascendencia, sin dudas me marcó: la muerte de mi perro Spike.

Lo bueno

Creo que, luego de sumar y restar, han sido más las cosas buenas que las malas. Este año empezó con el pie derecho en cuanto a lo que conciertos rockeros respecta: primero fue Iron Maiden (sí, una vez más ahí saltando y rockeando con el mejor grupo de la historia del Metal). Después, pude cumplir un sueño que tenía desde hace años: ver a Ozzy Osbourne en vivo. Además, eso fue en el marco del Monster of Rock, lo cual implicó que fue el segundo Monsters of Rock al cual puedo asistir.

Pero, tal vez una de los hechos más importantes es este 2008 es que al fin voy a tener la posibilidad de debutar en el mundo laboral. Lo mejor es que será justo en lo que más me gusta: el periodismo deportivo. Siempre dije: el día que trabajara, no sería sólo por hacer alguna cosa, si no que tenía que ser en algo que sea de mi agrado. Y en esta oportunidad, lo es. La fecha en que entraré a mi pega no es de las mejores (primero de enero, a las 10 de la mañana), pero eso no importa: Siento que estoy iendo por un buen camino, y que con esto doy un paso importante hacia lograr una de las metas que me he propuesto. Claro, sería una práctica de sólo tres meses, pero por algo se empieza.

Lo malo

Lejos lo peor que me aconteció este año fue que falleciera mi perro Spike. Eso fue muy triste. de hecho, ha sido uno de los peores días de mi vida. Para mí, el Spike era como un hijo o un hermano pequeño. Fue terrible saber que había partido. En su momento escribí harto sobre lo que sentí en ahí. Pobre Spike, pero en todo caso, siempre lo recordaré.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Fútbol: El sistema 4-4-2

Por culpa de personajes como Arturo Salah o Fernando Carvallo, el sistema táctico 4-4-2 es acusado como "ultradefensivo", o francamente "ratón". Pero yo no creo que esto sea así. De hecho, si uno analiza, el mejor equipo del mundo en este momento, que es el Manchester United, juega con un 4-4-2, lo mismo que el F.C. Barcelona. Los dos entrenadores con los que más me identifico (Alex Ferguson del Manchester United y Vicente Del Bosque, DT de la selección española) son practicantes de este tipo de alineación.

Lo que pasa es que el 4-4-2 usado en Chile es de carácter más timorato. Analicemos: cuatro defensas en línea, usando laterales que rara vez llegan al área contraria. Delante de ellos, un par de volantes tapones, preocupados en forma casi exclusiva de defender. Completan el mediocampo un volante mixto y un conductor. En punta, los dos clásicos delanteros.

Pero el 4-4-2 más ofensivo que propongo yo es muy diferente. Este es el esquema que usan Ferguson y Del Bosque: cuatro defensores, pero con laterales-volantes que llegan en forma permanente hasta la línea de fondo para sacar centros, o probar diagonales. Un mediocampista preocupado del quite y del trabajo sucio, junto a uno de tipo mixto, que es de ida y vuelta (como lo que hace Scholes en el Manchester o Xavi en la selección de España). Dos volantes destinados a ejercer de las tareas de ataque (puede ser un conductor y un medio de enlace que se abra por las puntas, o bien dos conductores clásicos). En punta, no varía mucho respecto al esquema clásico usado en Chile, pues cuenta con dos delanteros que se juntan para hilvanar jugadas.

En conclusión: el 4-4-2 propuesto por Salah aseguraba llegar con 3, o a lo más 4 hombres. El que me gusta a mí, siendo en teoría el mismo dibujo táctico, asegura llegar con 5 o 6 jugadores al campo contrario. Por eso mismo que me molesta cuando algunos ignorantes dicen que "el 4-4-2 es un esquema ratón". Ya que tienen, antes que cualquier cosa, saber distinguir entre el 4-4-2 propuesto por un DT de naturaleza defensiva, y uno por alguien que se atreva a generar peligro al equipo adversario.

A decir verdad, prefiero el esquema 3-4-3 con un cuadrado al medio. Pero el 4-4-2, bien ejecutado y con una clara vocación ofensiva, también me gusta mucho.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )