jueves, 28 de febrero de 2008

El feroz ataque del hombre insecto

Las paredes de la habitación estaban enteras destruídas. El suelo se encontraba humedecido por una mezcla entre sangre y una sustancia mucilaginosa de origen desconocido. Todos los muebles estaban dados vueltas y las ventanas presentaban los vidrios rotos. Y en el centro de todo, la guinda de la torta: un hombre, de edad intermedia, horriblemente mutilado. Un corte, hecho en profundidad, habría todas sus carnes, desde el ombligo hasta el cuello.

¿Que es lo que había sucedido en aquel lugar? ¿Quién sería capaz de semejante fechoría? Sólo algo era claro: quien haya actuado así, o era muy malvado, o bien era una bestia sin uso de la razón. Pero quien estaba detrás de ello, en el fondo, no era alguien malvado, pues el acto no lo había hecho con premeditación, si no que por instinto... instinto animal. Así, pues a quien nos referimos era un mutante, mitad humano, mitad artrópodo. Nunca se sabrá de donde salió esa extraña criatura. Menos si aquella mutación fue un experimento científico o un capricho de la naturaleza. En verdad, no se sabía nada de él. Salvo el relato de un testigo que lo vio saltar la reja de aquella casa. Según cuentan, el extraño ser brincó y pasó por arriba de la reja con una facilidad inusitada.

El cómo había ingresado a la casa no era un misterio: la puerta estaba en el piso y se notaba que había sido violentada con ferocidad. Mientras la policía buscaba otras pistas del por qué del asesinato, o algún tipo de explicación sobre este curioso personaje, no lejos de ahí, alguien observaba escondido en el follaje de un enorme árbol. Ese era él, el llamado "hombre insecto". Su par de enormes ojos, compuestos por miles de pequeños ojuelos de color oscuro, brillaban con mucha intensidad, mientras masticaba unas ramas. Podía sentir la helada brisa nocturna en su rostro. Aún sentía entre sus fauces el sabor de la sangre humana... y lo peor del caso es que le había parecido deliciosa, y ahora se preparaba para darse un nuevo banquete.

martes, 26 de febrero de 2008

El guardián del pantano

La selva se va haciendo cada vez más espesa. Los árboles y su abundante follaje apenas dejan pasar la luz del sol hasta el sueño. Pero debido a las constantes lluvias y el clima tropical, la vida en este paradisiaco lugar es abundante: pequeños roedores, infinidad de insectos, caimanes que se posan en las orillas del río, jabalíes que olfatean el suelo en busca de carroña, y aves de múltiples tonalidades que le dan color al cielo azul.

En medio de todo este hermoso lugar no todo es bello. Un venado, herido por la bala de un rifle, cojea desesperado, mientras un par de cazadores siguen sus huellas. El pobre animal se encuentra acorralado frente a unas rocas y se echa en el piso, esperando resignado que lleguen sus captores, y la muerte segura. Los hombres se acercan en forma sigilosa. En eso, las ramas de un helecho se mueven con violencia y de la nada aparece un ser enorme, de unos 8 a 9 metros, de color verde, unos brazos enormes que demostraban la potencia de su musculatura, y provisto de unos colmillos que brillaban como la luna y un par de cuernos curvados que le daban un aspecto aterrador. Al ver a semejante monstruo, los cazadores comienzan a dispararle, pero las balas ni siquiera son capaces de herirlo: le rebotan. Esta monumental bestia ruge de una forma en que ningún humano había escuchado antes. El ruido era ensordecedor, y de seguro se debe de haber escuchado en cincuenta kilómetros a la redonda. Salta con una agilidad impensada para un individuo de tal volumen, y deja caer su enorme cuerpo al lado de los aterrados cazadores. Ellos, con mucho pánico, quedan paralizados. El los mira a los ojos y les grita en un idioma que ellos no entienden, y después les indica al pobre venadito herido que estaba al lado de la roca aún. Ellos lo ven y recién ahí comprenden: esa especie de ogro de características apocalípticas era como una especie de guardián de los otros seres que ahí habitaban, un centinela de todo ese bosque y del pantano. Pero tampoco tuvieron mucho tiempo para reflexionar sobre el error que habían cometido: el monstruo los tomó por las cabezas y se las arrancó de cuajo. La muerte de ellos fue horrible, pero esa era la misión de este personaje: defender a los demás animales del terrorismo armado de los humanos, que muchas veces abusaban de ellos y les daban muerte. Esta es la leyenda de "El Guardián del Pantano"...

Se retomará la "matanza selectiva" de elefantes en Sudáfrica...

El ministro de medio ambiente sudafricano, Marthinus Van Schalkwyk anunció que a partir del 1 de mayo próximo se retomará el sacrificio selectivo de elefantes para hacer frente a la supuesta "superpoblación" de estos paquidermos y evitar lo que él considera "un impacto en el ecosistema" de las áreas que éstos habitan. Con ideas tan absurdas como ésta, no nos quejemos si algún día, los pobres elefantes terminan extinguiéndose, tal cual como el hombre ya lo hizo con el mamut hace 6 mil años. Pero, ahora que me lo cuestiono mejor, la idea es bastante clara: es una forma para encubrir lo que en verdad desean, que es poder sacarles el marfil a los elefantes muertos, para comercializarlo. Con la excusa de "proteger el medio ambiente" de lo que, para ellos, es "una plaga" (lo cual en realidad nunca fue así), pretenden hacerse ricos, a costa de la muerte de criaturas inocentes.

Lo más curioso de el caso es que la excusa usada es un hipotético "impacto negativo sobre el ecosistema", siendo que todo el mundo sabe que la especie elefante (Loxodonta Africana) no es precisamente la que tiene el impacto más negativo sobre el medio ambiente, si no que es cierta especie de "bípedos inconscientes y abusadores", que se creen los dueños el mundo, y que exterminan a todo ser que encuentra a su paso. Me apena ver como muchos humanos dicen que , ya sea por "dañinos" o por "comestibles", a todos los animales hay que matarlos.

Me pregunto: si fuese por supuesta "sobre población", ¿cuántos humanos habría que matar entonces? Consideremos que elefantes quedan unos 300 mil en todo el mundo, en cambio, humanos son 6 billones, y más de la mitad son mucho más dañinos que cualquier elefante...En verdad, creo que el mundo es demasiado injusto con las otras especies. El señor Van Schalkwyk aduce a una supuesta "cantidad excesiva" de elefantes salvajes; a él le planteo la siguiente interrogante: su país, Sudáfrica, tiene una población que supera los 44 millones de habitantes, ¿plantea hacer algo similar al respecto?...


Ojalá que algún día, las autoridades se den cuenta de que NO SOMOS LOS DUEÑOS DEL MUNDO, SI NO QUE SÓLO SOMOS UNA ESPECIE MÁS ENTRE TANTAS OTRAS. Si tan sólo los animales pudiesen hablar, ya nos habrían condenado a toda nuestra especie por la matanza en serie más cruel y despiadada de la historia.

domingo, 24 de febrero de 2008

Peter, perdónalos: ¡¡¡no saben lo que dicen!!!

"Pese a sólo tener dos hits, el público igual fue lo suficientemente respetuoso". Con estas despectivas palabras, El Mercurio (para muchos, "el diario más creíble y serio del país") se refería al desempeño del legendario guitarrista inglés Peter Frampton durante el Festival de Viña versión 2008. Y ojo, esos comentarios no son comparables con los de ciertos autodenominados "comentaristas de espectáculos", que se refirieron en forma subjetiva y hasta ofensiva a Frampton calificándolo de "fome y aburrido", pero a la vez desconociendo toda su inmensa trayectoria. Y para peor de males, esa misma tropa de ignorantes alababa a destajo a esperpentos de la talla de "Calle 13" o "Wisin y Yandel".

Pero, para los entendidos, ¿quién es este Peter Frampton? Amigo íntimo de otro rockero inmortal, como lo es David Bowie (con quien tenían una banda llamada "The Little Ravends" cuando eran sólo un par de niños). En los estrictamente profesional, tiene varios récords a su haber: es considerado por la revista especializada "Guitar Player" uno de los 20 mejores guitarristas de todos los tiempos, y además su disco "Frampton Comes Alive" (de 1976) vendió 16 millones de copias, con los cual pasa a ser "el disco en vivo más vendedor de la historia" (superando a registros épicos de la talla del "Live in Wembley" de Queen, el "Pulse" de Pink Floyd o el "Made in Japan" de Deep Purple).
Y respondiendo la injusta crítica que le hizo ese personaje ignorante que cito al comienzo, le respondo con hechos: "Wind Of Change", "Show me The Way" o "I'm In You", "Lines on my Face", "Baby I love your Way", "Do you feel like We do" o "Shine On", no son sólo "canciones conocidas"; son himnos del rock setentero. De más está decir, que es profundamente respetado músicos tan variados como Slash, Eddie Van Halen o el mismo Eric Clapton. Peter Frampton fue uno de los rockeros más populares en los años setenta, la cual fue justamente la década que mejores frutos le ha dado a la música popular.
En fin, a veces pienso que traer un artista de tamaño nivel, calidad y trayectoria a un evento mediocre como es el Festival de Viña (donde las señoras andan pataleando y lloriqueando detrás de un "cebollento" Marco Antonio Solís), es casi como darle de comer caviar a un chancho...

lunes, 18 de febrero de 2008

Debemos tomar conciencia: Sí a la Energía Atómica con fines pacíficos

El Planeta Tierra se encuentra próximo a entrar a su etapa más calurosa y seca que se haya registrado. Las temperaturas aumentarán hasta en 6 grados promedio, y los desiertos irán avanzando en forma voraz. El único causante de esto es el hombre, y sobre todo la contaminación producida por éste y la liberación de CO2 a la atmósfera.

Pero no todo el panorama es totalmente desalentador. Existe una salida, pero donde todos tenemos que colaborar: la generación de Energía a partir de la Fusión y Fisión Nuclear. La sustitución gradual de las plantas termoeléctricas de petróleo y carbón por plantas nucleares no es ni la mejor ni la peor alternativa: es la única solución posible al problema. Y para esto, necesitamos un cambio en la mentalidad de todas las personas, y sobre todo, de la clase política dominante a nivel mundial.

Hoy por hoy, la energía nuclear es la única forma de generar energía (valga la redundancia) en forma eficiente (un millón de veces más que el petróleo) y limpia. Atrás tenemos que dejar esas campañas anti energía nuclear. Hoy en día, existe la tecnología para que no se repitan desastres como el de Chernobyl (que costó 45 muertes). Y si así fuese, algo similar sería insignificante comparado con el que se nos aproxima, producto del calentamiento global: la sequía total que costaría la vida de más de un millón de personas, la desaparición de miles de especies, e inundaciones que cubrirían buena parte de las costas del mundo…

Resulta curioso, pero si algo así tan dantesco sucediese, los activistas que se han opuesto tenazmente al uso de la energía nuclear, tendrían un buen porcentaje de culpa. Como dice la canción de Megadeth, “The World needs a Hero”, hoy más que nunca se necesita a un verdadero héroe que convenza al mundo que ésta es la única solución posible. Mal que mal, la energía nuclear en sí no es el problema, si no que es el uso que se le dé a ésta, o como dijo Paracelso alguna vez: “El verdadero veneno está en la dosis que se administra”.

jueves, 14 de febrero de 2008

Feliz "Día de San Calentín"...

Feliz día de San Calentín. Sí, San Calentín: el santo patrono de todas esas niñitas que cambian de pololo con la misma facilidad con que uno se cambia los zapatos, de los maridos que golpean a sus esposas, de esos pokemones que dicen "estar profundamente enamorados" cuando apenas llevan una semana pololeando, de todos esos individuos que se juran "lealtad y amor para toda la vida" y con suerte duran dos años casados, de quienes tienen sexo un par de veces con otra persona y después la cambian por otra, o de esos personajes que engañan a su pareja y después llegan a la casa sonrientes con un ramo de flores. Todos esos seres mitológicos de la sociedad moderna son los fieles devotos de San Calentín.

Hoy en día, la gente tiene una confusión existencial sobre lo que es el amor. Es más, ni siquiera saben lo que es el amor. La definición más acertada que podría asignársele es "darse y entregarse al otro, y buscar la felicidad del ser amado, aunque esa felicidad muchas veces vaya en contra de la propia", o en forma abreviada: "buscar la felicidad del otro, en forma desinteresada". Para muchos que creen "estar enamorados", la cosa no es tan así de simple. De hecho, la mayor parte de las personas no ama en forma "desinteresada", pues siempre busca algo a cambio... y pobre de que la pareja busque su propia felicidad por otro camino (o con otra persona en este caso). Quienes dicen estar enamorados, deberían comprender una diferencia sustancial en esto del amor: "Agape" y "Eros" (terminología que se le atribuye a los filósofos griegos). Son dos tipos, o más bien, dos componentes del amor. "Agape" es el amor supremo, algo sublime, que es para siempre, incondicional y desinteresado. "Eros" es el amor sexual, de la pasión, que no es para siempre, ni menos es algo incondicional. Quien está enamorado, como su nombre lo indica, está "en el amor", o sea, "en el Agape", no en el "Eros". Muchos confunden el que a alguien "le guste otro" con estar "enamorado", y claramente que no es lo mismo. Pero estar enamorados es querer a alguien para siempre y además en las buenas y en las malas. Una vez vi una historia sobrecogedora de una mujer que tenía un marido al cual le daba una enfermedad terrible producto de una bacteria que le comía la piel y los huesos de la cara, quedando totalmente deforme (se le disolvieron las órbitas oculares, le salía pus de las heridas que tenía en su rostro y las dolorosas llagas lo hacían verse con un aspecto ya no humano). Pero ella siempre fue firme al afirmar que "con esa enfermedad de su marido, había aprendido a darse cuenta cuánto lo amaba, y que en verdad después de ese problema lo quería aún más que antes". Para mí, eso es amor del verdadero. Lo mismo que quienes permanecen junto a su persona amada en enfermedades tan terribles como lo son la parálisis, la hemiplejía, o un tumor testicular que oblique a la extirpación de éstos o incluso de todo el aparato genital. Y a decir verdad, dudo que todos quienes "dicen estar enamorados" sean capaces de soportar algo así... ¿o sí? Yo por lo menos, nunca he estado enamorado hasta ese punto, y no dudo en admitirlo. Puede sonar "harto penca" que alguien a los 28 años diga esto. Pero prefiero ser honesto conmigo mismo y con los demás, antes de andar engañando a otra persona con palabras que sólo suenen bonitas, pero que se marchiten con la misma facilidad que se marchitan las flores.

Espero que estas palabras los hagan meditar sobre el verdadero sentido de El Día de San Valentín. Sí, el mismo santo católico mártir del siglo segundo después de Cristo, que ofreció el terrible dolor de su tortura para "encomendarse ante Dios a nombre de las parejas que se amaran para toda la vida". Cada vez son menos quienes en verdad celebran al pobre San Valentín, y más quienes le prenden velas a San Calentín. En fin, para bien o para mal, éste es el mundo en el cual vivimos... y por suerte San Valentín no tuvo la suerte de conocer.

jueves, 7 de febrero de 2008

La Rata Humana se hacía respetar...

Año 1980. Mientras el mundo lloraba la muerte de John Bonham (baterista de Led Zeppelin), un puñado de muchachos sufría un drama aún mayor, al ser azolados por una pequeña criatura de sólo 47 cms. de alto y 9,5 kgs, de quién huían en forma despavorida. Este pequeño personaje era conocido como "La Rata Humana". Producto de un experimento genético, el diminuto protagonista de esta sangrienta historia se dedicaba a despedazar a sus víctimas. Como un bravo guerrero, este engendro bestial no temía atacar a alguien que fuese cinco veces su tamaño, pues siempre vencía. Sus garras afiladas como dagas y sus colmillos que cortaban la humanidad de sus víctimas como si se tratase de un trozo de queso. Este es el tipo de personajes a los que considero "de culto", o sea, "grandes entre los grandes", aunque sólo midiera 47 centímetros. Resulta curioso, pero para mí, La Rata Humana es la criatura más sub valorada de la historia del cine. Uno de los "chicos malos" de antaño, de esos que peleaban con sus propias manos, y no le temían a nadie. De esos que se comían hasta a la pareja de protagonistas, empezando por el típico "galán americano" (personaje desagradable, pero necesario en toda película de monstruos que se precie de tal) y prosiguiendo por su atractiva compañera. Sí, porque a La Rata Humana le daba lo mismo eso. A él sólo le importaba vencer y salir victorioso... y comer gente, claro está.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )