jueves, 31 de enero de 2008

¿Heredarán nuestro mundo las ratas?

La vida los mamíferos comenzó con ellos. Y no me extrañaría que los últimos en dejar nuestro planeta, sean precisamente ellos. Hoy en día, La Tierra está dominada por los humanos. Pero esta tendencia autodestructiva de los de nuestra especie, con nosotros mismos y con el medio ambiente, no me extrañaría que unos miles de años más, la humanidad terminase por hacer desaparecer a casi todas las otras especies del orbe, e incluso a sí misma. Si este apocalíptico panorama llegase a darse, igual la vida en nuestro planeta no se acabaría del todo: las ratas y las cucarachas son los seres más resistentes que existen. Pueden parecernos frágiles, pequeños y hasta delicados, pero son mucho más fuertes de lo que nosotros creemos, incluso que nosotros mismos. Es probable que de ahí sean ellos quienes hereden nuestro mundo. Sí, el mismo mundo que hemos venido maltratando y destruyendo durante los últimos 10 mil años de asentamiento humano.

A continuación, pongo algunas de las capacidades que poseen las ratas que las hacen ser unos animales especiales, unos prodigios de la naturaleza:

- lograr cierto grado de inmunidad frente a la warfarina, un veneno creado por el hombre para destruirlas. Es más, se han registrado casos de ratones que se han termnado por adaptar hasta tal punto al veneno que se han hecho "adictos a la warfarina".
- escurrirse por agujeros de hasta 2 cms. de diámetro.
- trepar superficies casi verticales.
- excavar bajo tierra.
- nadar 1500 metros contra una corriente fuerte.
- mantenerse a flote en agua estancada por durante 3 días.
- brincar hasta un metro.
- dejarse caer desde 14 metros.
- matar presas de el doble y hasta el triple de su tamaño.
- masticar cables eléctricos.
- A partir de una pareja de ratones, se podrían llegar a tener una población de hasta 15 mil individuos, en condicones ideales de alimentación y espacio.
- Resistir radiaciones que ningún otro animal superior es capaz de soportar.

Estas son algunas de las capacidades de los ratones: sí, el mismo animal que el humano mira con desprecio y trata de eliminarlo... Tal vez llegue el día en que sean precisamente estas criaturas quienes tengan que heredar nuestro mundo contaminado, y quien sabe, tal vez hagan de él un mundo mejor: sin envidias, rencores ni resentimiento.

miércoles, 16 de enero de 2008

El Poeta Maldito

Charles Baudelaire hace gala de por que razón era que recibía el apodo de “El poeta maldito”. El destacó, más que ningún otro escritor del siglo XIX, dentro de una atmósfera oscura, muy cercano a lo demoníaco y vampirezco: no por nada, los vampiros y demonios eran protagonistas frecuentes en sus poemas, algo no muy común en una época eminentemente cristiana. Lo hecho por Baudelaire en la poesía nos hace recordar de inmediato al estilo pictórico del polaco Zdzislaw Beksinsk, quien también era capaz de llevar nuestra imaginación hacia lugares irreales, pero sobre todo siniestros, sórdidos y fatalistas.

Durante el siglo XIII, también llamado “Siglo de la Muerte” (como consecuencia de la Peste Negra que le costó la vida a la tercera parte de Europa), se hicieron populares las letanías de la buena muerte, las cuales consistían en hacer oraciones en latín, pidiendo por la persona que agonizaba, para que no sufriera tanto. Mientras la futura viuda y los cercanos al moribundo rezaban, las escasas velas prendidas en medio de la penumbra formaban un entorno tenebroso. Ahora, si analizamos el nombre del poema: “Letanías de Satán”, podremos apreciar que acá Boudelaire nos relata los rezos de alguien que de seguro no llegará al Cielo, sino que se encomienda a Satán para que lo reciba de la forma más digna posible.

“Oh tú, el ángel más bello y asimismo el más sabio, Dios privado de suerte y ayuno de alabanzas” ¿A quién pueden referirse esas palabras si no es más que a Lucifer? Sí, el mismo Lucifer, quien fuese alguna vez el más bello y majestuoso de los ángeles, pero que por tratar de superar al propio Dios, cayera a lo más profundo del Infierno, y desde ahí iniciara su imperio del mal. A partir de ese momento, estaría para siempre privado de alabanzas de sus fieles, pero quien acá relata el poema demuestra una devoción que ya la quisieran muchos creyentes.

En su obra, se refiere a este ángel negro como “príncipe del exilio”, acentuando aún más su condición de haber sido expulsado del Paraíso, tras cometer la peor de las faltas. Pero también ensalza el nombre de Lucifer, pues dice que, en vez de verse perdido con su exilio, se fortaleció aún más, hasta el punto de ser tan poderoso como el mismo Dios: el Dios del bien que condenó a Lucifer a vivir para siempre escondido en las mazmorras infernales. Satán, según relata el poeta, no tiene contrapeso en su reino subterráneo. Y tal cual como otras deidades, sus súbditos le juran fidelidad y obediencia, pero tal vez no bajo el cariño y amor paternal que lo hace el Dios de los cielos, sino que impulsados por el temor a su poderosa espada y de la hoguera donde hierven los huesos hasta la eternidad.

Quienes imploran a Satán, según relata el poeta, son aquellos desesperados, los más bajos, los más ruines: los que jamás soñarían con pasear por el verde prado del Paraíso, y por el contrario, sólo pueden aspirar a arrastrarse encadenados por el Infierno, junto a toda clase de criaturas grotescas, como gárgolas y monstruos de aspecto apocalíptico. No por nada, la frase “ten piedad de mi larga miseria” se escucha una y mil veces en esta Letanía.

Con cierto grado de ironía y sarcasmo, hace burla del propio Cristo, llegando a un punto que raya en la blasfemia: “Tú, que en el corazón de las putas enciendes el culto por las llagas y el amor a los trapos”. En esos años, es probable que frases como ésta hayan causado una polémica sin precedentes dentro de un poema: sí, los mismos poemas que antes sólo se usaban sólo con la intención de mostrar sentimientos tan nobles como el amor, o la magnificencia de la naturaleza, ahora eran un arma que clavaba con fuerza en el corazón de la religión. O por lo menos, a partir de Baudelaire pasaría a ser así.

Para finalizar, Boudelaire nos sorprende aún más: “haz de mi alma, bajo el Árbol de la Ciencia, cerca de ti repose”. Acá relaciona la ciencia de aquel entonces con una postura que se oponía a los dogmas religiosos imperantes, como diciendo que la razón usada para comprender el mundo, inevitablemente nos iba a alejar de Dios. Y a partir de ese “árbol de la ciencia” (o de la razón, como podría interpretarse), nacerá una nueva Iglesia que se expanderá.

El lenguaje usado, en todo momento, es de adulación hacia la figura demoníaca. La visión del autor atemoriza, pero a la vez resulta apasionante. Causa horror, mas también una curiosidad por saber qué fue lo que lo llevó a escribir estas palabras. En la actualidad, no pocos artistas, sobre todo dentro del mundo de la música, le rinden culto a Satán (grupos de Death Metal o Doom Metal lo hacen con frecuencia), aunque Baudelaire, “El poeta maldito”, se adelantó a ellos en casi un siglo. “Genio”, dirán algunos; “trastornado y esquizofrénico”, comentarán otros… mal que mal, entre ambos conceptos, hay sólo un paso: el del éxito. Y claro que Baudelaire supo cultivar un grado de éxito, gracias este estilo que revolucionó el mundo de la poesía.

sábado, 12 de enero de 2008

Los osos polares sufren los efectos del Calentamiento Global

Lamentablemente, científicos que suelen navegar con fines investigativos hacia el Polo Norte, han comunicado que han encontrado flotando en la mitad del mar -en la mitad de la nada podría decirse para que suene tal vez más crudo- a osos polares, con sus enormes cuerpos inertes y a decenas de kilómetros de los casquetes polares que los vieron nacer. La pregunta que les surgió de inmediato parecía obvia: ¿¿cómo y por qué llegaron estos osos polares tan adentro en el mar??... pero ese es sólo el principio de la historia, pues la respuesta a esta incógnita es lo que realmente es lo más horrendo: esos osos polares se adentraron en el mar en búsqueda de peces que se alejaron de la costa de Groenlandia producto del Calentamiento Global de la Tierra, así de simple.
El oso polar sufre como nunca...


La explicación es que al aumentar el contenido de CO2 en la atmósfera, va incrementando directamente la temperatura promedio en el planeta, incluyendo en las aguas, con lo cual los peces que estaban adaptados a cierta temperatura, tienen que migrar... y detrás de ellos van las focas, morsas, pingüinos y osos polares. Pero, para añadir aun más dramatismo a la situación, los hielos polares se van derritiendo a una velocidad nunca antes vista, con lo cual los osos llegaron a un punto en donde no tenían hielos flotantes donde detenerse para descansar en su travesía (porque estos témpanos que otrora abundaban en los mares nórdicos cada vez se van haciendo más escasos) y, sin quererlo y tal vez sin darse cuenta, llegaron a un punto donde al rededor de ellos sólo había mar y más mar, y buscaron con desesperación un pedazo de hielo al cual agarrarse para reposar, pero nada, sólo mar y más mar; de esta forma, el mismo mar que ha inspirado a tantos escritores y poetas, se transformó en una masa que terminó envolviendo el cuerpo de varios osos polares hasta acurrucarlos en sus profundidades, de las cuales saldrían a flote luego de días gracias a los gases producidos por la descomposición que las bacterias hacían de su organismo ya inerte.

Esta historia nos relata la angustiosa realidad de animales que poco o nada tiene que ver con las causas del calentamiento global de nuestro planeta, y ojo que ésto afecta, como ya lo dije, no sólo a osos polares, si no que también a focas, morsas y pingüinos ártickilómetros del polo flotando muertos en medio de la nada. Algo debemos hacer al respecto para que las otras especies no tengan que pagar por la irresponsabilidad de nosotros... pero miro a mi alrededor y nada: la gente hace tantas fogatas como antes, siguen fumando como chimeneas ambulantes u ocupando el auto hasta para ir a comprar el pan, y todo ésto hace aumentar en forma dramática la concentración de CO2 en la atmósfera, y con ellos, historias como ésta, donde hermosos animales tiene que pagar las consecuencias, se irán haciendo cada día más comunes.
os, los cuales también han sido encontrados a casi 100

No escribo estas palabras para proponer soluciones, pues eso está en cada uno, sólo lo hago para dar a conocer algo que está sucediendo en el mundo por culpa de nosotros, donde, tal vez sin quererlo, al hacer un asado, prender una chimenea o fumar una cajetilla de cigarros, somos los culpables directos de la muerte de indefensos animales en el otro extremo del mundo, los cuales mueren en una forma cruel, y a kilómetros de distancia de las tierras que los vieron nacer y de sus clanes familiares... bueno, espero que estas palabras los hayan hecho tomar conciencia de lo grave que es la situación, y que algo tenemos que hacer al respecto...

lunes, 7 de enero de 2008

"Yo no soy para experimentaciones..."

Pobre hámster. Su carita, mezcla de desesperación y tristeza, parece decir: "Yo no soy para experimentaciones. Prefiero estar libre en un campo o por último en una jaulita con más hámsters donde una familia me alimente y me de cariño. En cualquier lugar, menos acá..."

Lamentablemente, al año, miles de animales, tal vez millones de seres como él, mueren en experimentos científicos. Yo me pregunto: "¿Por qué no experimentar mejor con los asesinos y pedófilos que están en las cárceles, en vez de hacerlo con criaturas indefensas?"

Es algo cruel lo que pasa año tras año, durante todos los días. El hombre a través de los tiempos ha logrado sentirse como "el dueño" del resto de las demás criaturas que existen en el planeta. Esta actitud matonesca es algo detestable. Lo malo es que nadie hace nada por impedirlo. Porque, para muchos, un delincuente asesino que haya violado y después matado a un niño, por el hecho de ser humano, tiene mucha más dignidad y derechos que un pobre animalito que jamás le ha hecho daño a alguien.

sábado, 5 de enero de 2008

"Generación Pokemona" y la triste decadencia de fotolog

Humillante ¿Qué culpa tendrán personajes tan simpáticos del animé como Skuartl, Charmander o Pikachu de que cierta “tribu urbana” al otro lado del planeta se autodenomine "Pokemones", al igual que ellos? Pobres de los Pokemones (los verdaderos, los originales, los únicos). Debe ser denigrante para estos pobres animalillos que tienen super-poderes (como los rayos de Pikachu o las llamaradas de Charmander), ver como un grupo de gente ególatra que quiere destacar sólo por sus vestimentas estrafalarias y por contarle su vida privada a todo el mundo (donde incluyo esa extraña tendencia que tienen de "enamorarse" de su pareja cuando recién llevan dos semanas de pololeo) también se haga llamar "Pokemones".


Los Pokemones de verdad eran criaturas entretenidas, simpáticas, que aparecían en televisión y daba gusto ver sus batallas pokemonas y los intentos de Ash por llegar a ser un “maestro pokemón”. En cambio, la versión chilensis es bastante más desagradable. En un principio, estos especímenes aparecieron con el boom y la moda de los fotologs. Pero hoy salen hasta en programas televisivos y en portadas de los diarios. Pensar que antes el fotolog era algo súper entretenido. Uno se metía y habían fotologs interesantes, en cambio, hoy en día son casi puros egologs de pokemones, que lo único que desean es llegar a ser "fotolog gold". Da lata ver este fenómeno, pues creo que con esto se ha iniciado la decadencia de fotolog, que ojalá no termine por matarlo…
Pensar que todo esto empezó porque acá en Chile, estas personas querían ser "diferentes". Y por tratar de ser tan diferentes al resto, terminaron todos siendo iguales.

jueves, 3 de enero de 2008

Babosa: un sobreviviente de los tiempos silúricos

La babosa es un molusco gasterópodo, es decir, sin caparazón. Esa es la mayor diferencia con su pariente cercano, el caracol (que en rigor es más evolucionado).

Cuantas veces las personas no pasan por al lado de una estas criaturas (principalmente de hábitos nocturnos), y las miran en forma despectiva, y incluso las pisan porque les causan rechazo. Tal vez ignoran que el hecho de que en la actualidad existan entre nosotros, en las ciudades, tan cerca de nuestro hábitat, es casi un milagro de la naturaleza. Sí, porque, tal vez no lo sepan, pero la babosa es uno de los pocos sobrevivientes del Período Silúrico que ha llegado hasta nuestros días. Es decir, las babosas existen en nuestro planeta hace por lo menos 408 millones de años, y nosotros hace sólo un millón de años. Son verdaderos fósiles vivientes, milagros de la evolución... y pensar que hay gente ignorante e inconsciente que las pisa, como si se trataran de excremento. Las babosas son fieles testigos de gran parte de la historia de la vida en la Tierra, y por eso mismo es que merecen respeto. Además, son criaturas maravillosas. Basta con darse un tiempo y mirarlas a su cara, su rostro es casi salido de una película de ciencia ficción, aunque son reales, tan reales como nosotros...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )