jueves, 27 de diciembre de 2007

Cuando Mesothelae sembraba el terror en los pantanos...

Nos remontamos en el tiempo hace unos 300 millones de años. La mayor parte de la superficie terrestre eran pantanos, aparte de los vastos océanos. Este período de la Era Paleozoica se le conoce como “Carbonífero”. En estos tiempos arcaicos, la fauna era abundante. Pero tal vez sea por su espectacularidad, uno de los seres que más se destacaba era la tarántula Mesothelae. Esta era una gran araña peluda, cuyo cuerpo era más grande que una cabeza humana, y su diámetro superaba los 50 centímetros entre pata y pata. Si viviese en la actualidad, es probable que se alimentaría de gatos y perros. En ese entonces, Mesothelae cazaba a algunos insectos gigantes, y además a los primeros lagartos. Se cree que era un arácnido de gran velocidad, y tal vez por eso mismo es que habría sido un tremendo cazador. Acá se ve a Mesothelae saliendo de su guarida para abalanzarse sobre un Petrolacosaurio, el cual corre en forma despavorida (recordemos que el Petrolacosaurio fue uno de los antepasados más importantes de los dinosaurios).

Estos son los tiempos carboníferos, cuando Mesothelae sembraba el terror tanto entre vertebrados como entre los invertebrados. De más está decir, que si hoy en día apareciera Mesothelae, igual sembraría el terror entre muchas personas, sobre todo entre aquellos que sufren de aracnofobia.

Pterigotus: el rey de los mares silúricos

Estamos en el Período Silúrico, hace unos 430 millones de años. La mayor parte de la vida en el Planeta Tierra está en los océanos. Dentro de ellos, quien asoma como la criatura más poderosa es una especie de escorpión marino de tres metros de largo, llamado Pterigotus. Él es el artrópodo más grande que ha habitado nuestro planeta. Además, era el verdadero rey de los mares silúricos, no teniendo ningún tipo de contrapeso en la escala zoológica de aquel entonces.

Su aspecto era más similar al de una centolla actual que al de un escorpión. De hecho, su pariente cercano, Bronto-escorpio era mucho más parecido a los alacranes de hoy en día que Pterigotus. Una de las principales diferencias entre Bronto-escorpio y Pterigotus eran el tamaño: el primero medía sólo un metro de largo, mientras que el segundo era tan grande como un automóvil. En lo que coincidían era en que ambos tenían un aguijón aguzado, el cual usaban para envenenar a sus víctimas. Pero el que poseía Pterigotus estaba escondido tras las placas sólidas de su cola, y sólo aparecía en los casos necesarios. En cambio, el de Bronto-escorpio era idéntico al de los escorpiones que existen hoy en día, ya que estaba siempre al descubierto y le daba una apariencia amenazante. Pero tal vez lo que le daba un aspecto más imponente a Pterigotus era su par de tenazas gigantescas, con las cuales trituraba a sus víctimas, las cuales iban desde un pequeño trilobites hasta el propio Brontoescorpio...

Esos eran los días en que el mar estaba dominado por criaturas increíbles. Pero ojo: los peces aún no estaban muy desarrollados. Los artrópodos eran los amos y señores de los océanos. Y dentro de ellos, Pterigotus era el emperador de todos. Pero el paso más importante hacia la evolución lo dio Bronto-escorpio: él fue el que abandonó el mar por primera vez, para adentrarse primero por las playas en búsqueda de desechos que tiraban las olas, y después para explorar las tierras casi deshabitadas que existían. Así, el camino de estas dos criaturas se separaría para siempre: Pterigotus, con el correr de millones de años, evolucionaría hasta dar origen a las centollas que existen en la actualidad, y Bronto-escorpio sería la piedra angular en la familia de los escorpiones, alacranes y arañas que hasta hoy en día habitan en los lugares más diversos.

Este acorazado acuático de tres metros de longitud era Pterigotus, "el rey de los mares silúricos".

martes, 25 de diciembre de 2007

Eddie recibe un inédito regalo de Navidad: un transplante de cerebro

Eddie, la emblemática mascota de Iron Maiden, recibió un regalo inédito para esta Navidad: un transplante de cerebro. Él se estaba dedicando mucho a la cacería y matanza de pokemones, por lo que sus amistades le recomendaron hacerse un transplante de cerebro antes de que terminara en cana (tras las rejas).

Como Eddie es "ahorrativo" ("cagado", en buen chileno) no quiso ir a ninguna clínica cara, así que el transplante de cerebro se lo hizo en la calle, ante la vista de miles de personas. Quien hizo la operación olvidó algo muy básico en estas lides: usar anestesia. La cara de dolor de Eddie lo dice todo.

El transplante de cerebro fue hecho a un costado de la famosa plaza de Picadilli Circus (sí, la misma donde se filmó la película "Un hombre lobo americano en Londres"), y el grito de Eddie se escuchó hasta en el mismísimo Donington Park (donde en más de alguna vez ha tocado Iron Maiden).

Es de esperar que el transplante haya resultado exitoso. O si no, Eddie seguirá saliendo por las noches a deborarse a los pokemones que andan sueltos por las calles. Bueno, y si no resulta, mala suerte no más. Igual Eddie es un grosso!!!

lunes, 24 de diciembre de 2007

Se ganó una batalla, pero no la guerra...

Sí, es cierto: Japón dejará de cazar a las 50 ballenas jorobadas que tenía prometido, lo cual es muy bueno.



Pero, ¿que pasará con las 50 ballenas Fin y las 935 ballenas Mink que estaban en la "lista negra" de estos inexcrupulosos asesinos?: NADA. Siguen ahí, en dicha lista, listas para ser arponeadas en cualquier momento.



Por eso digo: se ganó una batalla, pero no la guerra. Sólo cuando los japoneses digan que ninguna ballena será matada, recién ahí pensaré que mis palabras fueron escuchadas.

Feliz Navidad a todos!!!

Esta foto la saqué el otro día en la calle Meiggs, en uno de mis tantos recorridos sacando fotos de lugares. Esa vez recuerdo que había ido a sacarle unas fotografías a una iglesia muy linda que está en Blanco Encalada.

Les deseo a todos una muy feliz Navidad. O por lo menos, a todos los que pasan por acá, que son bien pocos, jajaja.

Ojalá que hubiese alguna vez una Navidad en que no fuese todo sólo consumismo. El motivo navideño es algo mucho más importante que los regalos: se conmemora el nacimiento de Jesús.

Igual resulta extraño ver tanta gente que jamás en su vida ha ido a misa celebre la Navidad. Es como que si yo celebrara el nacimiento de Mahoma o de Budah... eso es algo similar. En verdad no sé qué es lo que celebra un ateo o un agnóstico en Navidad... aparte de los regalos.

martes, 18 de diciembre de 2007

El Océano Pacífico se teñirá de rojo, y nadie hará nada por evitarlo...

Estas serán las principales víctimas de la matanza japonesa: las ballenas Mink. Durante los últimos años, las ballenas Mink habían sido el cetáceo que más había aumentado su población en todo el hemisferio sur. El último “censo” hecho de esta especie (año 2004) llegó a una cantidad aproximada de 338 mil. Pero esta cifra está muy lejana a las casi 700 mil calculadas a principios de los 90s. La causa de este descenso es uno sólo: el hombre. Y específicamente, la mentalidad abusadora de algunos individuos que creen que todos los seres que no son humanos hay que matarlos. El pretexto parece estúpido: “fines científicos”. Ustedes se preguntarán “¿qué fines científicos?”: abrirlos, estudiarlos, y vender su carne en supermercados. Estos japoneses creen que uno es idiota y que se puede tragar una idea tan burda así de fácil. Ahora, yo me cuestiono: “si un día voy por la calle y veo a un japonés, agarro mi cortaplumas y le abro el vientre y me llevo sus vísceras para estudiarlas, y aprovecho de vender su carne en el mercado negro, ¿puedo argumentar “fines científicos”? Aunque suene muy crudo este pensamiento, es verdad: es algo tan horripilante como lo que ellos le harán a las pobres ballenas.



La idea de los nipones es matar a: 935 ballenas Mink, 50 ballenas Fin y 50 Jorobadas. Que pena pensar que este hermoso Océano Pacífico se teñirá, una vez más, de rojo intenso. En verdad, eso sí, no será la primera… y lo peor, es que de seguro no será la última. Desde que el hombre descubrió que podía navegar, la pesca siempre ha sido de recolección, o más bien, una cacería sin treguas, y lo peor: sin compasión. Lo que más me duele de esto, es que nadie hace nada. Claro, están los activistas de Greenpeace que hacen una labor encomiable. Estamos los idealistas que escribimos en un computador para presentar nuestra queja. Pero lo que en verdad pueden hacer algo, los gobernantes del mundo, se quedan de brazos cruzados. Para ellos sería tan fácil enviar un buque de guerra y obligar a los japoneses a retirarse con las manos vacías, pero no lo hacen, y sé que jamás lo van a hacer. El día en que algún político se atreva a hacer algo así, se va a ganar todo mi respeto, sin importar de cual partido político sea.


Es triste pensar que estas palabras sólo son palabras al viento. Que removerán la conciencia de gente que, al igual que yo, reprocha este acto, pero nada puede hacer al respecto. En verdad es una pena. Pero una pena más grande es ver esta imagen del Océano Pacífico ensangrentado, teñido de rojo. Teñido por la sangre de una de sus criaturas más maravillosas. Una imagen así dice más que mil palabras…

viernes, 14 de diciembre de 2007

Ser ecologista y tener actitud...

Hoy pongo una foto distinta: los activistas de Greenpeace. En verdad son gente muy “aperrada”, que se juegan el pellejo por defender a los animales. La labor que hacen para intentar salvar a las pobres ballenas es, en verdad, heroica. Yo estuve un tiempo en Greenpeace, pero me tuve que salir por problemas para pagar la cuota mensual. Eso sí: algún día volveré, lo prometo. Pero en verdad que es admirable lo que hace Greenpeace.


Corría el año 1971, y un canadiense llamado Bob Hunter salió desde Vancouver hacia Alaska en un pequeño barco pesquero (acompañado por un grupo de amigos) con la intención de detener unos ensayos nucleares de parte de Estados Unidos en dicho territorio. No lo lograron, pues sus ruegos fueron ignorados. Pasó como un año y partió nuevamente con una nueva misión: detener a los buques balleneros. Hunter logró poner su barco entre los balleneros y el grupo de cetáceos. No estoy seguro como sigue la historia, me parece que le hundieron el barco (aunque no estoy seguro), pero si sé que de todas maneras las pobres ballenas fueron arponeadas por los miserables asesinos. Pero este intento tan valiente fue comentado en todo el mundo. Hunter cambió la perspectiva de ver las cosas: la ecología pasó a ser vista desde una forma más confrontacional, como algo más de acción y de actitud que lo meramente teórico. Así, en 1973, formó Greenpeace, entidad que año tras año, encara a las super-potencias del orbe, con la intención de terminar con los abusos contra los animales, y con el desecho de residuos tóxicos en el medio ambiente.

...Y todo esto por la actitud valiente, decidida y heroica de un hippie canadiense, llamado Bob Hunter...

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Cuidemos nuestro planeta!!!

Increíble. El humano es el único ser del planeta que tiene uso de la razón. O por lo menos hasta donde se pueda comprobar. Si bien hay animales inteligentes, como los monos, los perros, delfines o caballos, se cree que ellos no tienen la capacidad de tener ideas abstractas, como podrían ser el bien, el mal, Dios, etc...
Pero, por contrapartida, esa capacidad del humano, muchas veces está pésimamente mal encaminada. No es poco común ver cómo los humanos usamos esta capacidad de razonar para perjudicar a otros humanos, o lo que es peor, a seres totalmente indefensos, los cuales no tienen ninguna posibilidad de defenderse.
Es necesario un cambio de mentalidad entre la gente. Comprender que nuestro mundo es uno sólo, y que hay que cuidarlo. Si Dios nos dio la capacidad de ser la única criatura con esta facultad (yo en lo personal soy creyente), es justamente por algo.

El mundo es uno sólo, y tenemos que cuidarlo!!!

lunes, 10 de diciembre de 2007

Hoy se cumple un año de la muerte del General Augusto Pinochet Ugarte

Si hay una fecha que divide a nuestro país, esa es justamente el 11 de Septiembre de 1973. Muchos lo ven como el día en que el Ejército de Chile derrocó a Salvador Allende (quien se suicidó ese mismo día). Pero no pocos lo vemos como el primer golpe frontal, y directo a la yugular, que se le dio al Marxismo a nivel mundial. Ese fue el primer gobierno marxista-leninista en caer gracias a un pronunciamiento militar. Fue un hecho histórico sin precedentes.

Tal vez será recordado como el comienzo del fin de la hegemonía que tuvo la Unión Soviética sobre la mitad del orbe.No se puede entender el Golpe de Estado de 1973, sin entender ese clima bipolar en que se hallaba dividido no sólo Chile, sino que el mundo entero. Por un lado, el Comunismo y el Socialismo, que proponían una sociedad estatista, con un poder central sin contrapesos, en donde una supuesta igualdad - perdón, un igualitarismo, que no es lo mismo que la igualdad - terminase por aplastar hasta hacer desaparecer a la libertad (lo mismo que ya había predicho Alexis de Tocqueville un siglo antes: que libertad e igualdad no podían subsistir juntas, pues o se elegía una o había que inclinarse por la otra). En el otro lado de la moneda estaba la tendencia Neo-liberal, que proponía una cosmovisión diametralmente opuesta a la que tenían Stalin y sus secuaces... perdón, sus seguidores. Esta polarización de la política mundial produjo lo que se llamaron en su entonces las “guerras satélites”, las cuales se produjeron entre aliados de Estados Unidos y de la U.R.S.S., en diversos lugares del mundo: la invasión soviética a Afganistán, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam, la Guerra de Camboya, la independencia de Liberia por parte del ejército norteamericano, y por supuesto el Golpe Militar de Chile).

Se critica a Pinochet de haber usado la fuerza, pero es que en verdad no había otra salida, pues Chile ya había tocado fondo: la inflación llegaba a la impresionante cifra de más de un 1.000%, y el descontento social era tal que la gente tenía que amanecerse y hacer filas que duraban horas con tal de conseguir un kilo de pan. Sin dudas, el gobierno de Allende asumió en un marco de la legalidad, pero con el mal ejercicio de su labor, había perdido ya toda legitimidad. Además, a esto, hay que sumarle las constantes tomas que se hacían en los predios, y con la excusa de llamada “Reforma Agraria” se le expropiaba su hogar a cientos de familias, dándole muerte a quienes ejercieran oposición. Muchos hoy en día hablan de “los pobres detenidos desaparecidos”, como si se tratara de personas que hubiesen andado tranquilamente por la calle paseando al perro o caminando a la farmacia para comprarle un remedio a la abuelita, pero no: eran asesinos que andaban armados hasta los dientes, los cuales en su mayoría cubrían su rostro con pasamontañas. Si ellos mismos se autodenominaban “los heroicos combatientes” no era precisamente porque salieran a pelear lanzando escupos a sus opositores…

San Agustín justifica los pronunciamientos militares, cuando se cumplen cuatro premisas básicas:

1) Que el gobierno que está al poder ya haya perdido toda su legitimidad, y su obrar ya no esté encaminado hacia el bien común, sino que perjudique a la gente mucho más de lo que le favorece.

2) Que ya se hayan acabado todas las instancias previas para tratar de convencerlo de dejar el poder, en pro de la propia sociedad.

3) Que quien pretende asumir después del Golpe, proponga un gobierno mejor, el cual garantice un mejor pasar de las personas.

4) Que existan posibilidades ciertas de un triunfo, con tal de no convertir el pronunciamiento en un suicidio colectivo.Y claramente, estas cuatro premisas se adaptan al caso chileno de ese entonces.

En ese instante, Allende estaba desprovisto de toda legitimidad, y Chile se encaminaba a ser una “segunda Cuba” a pasos agigantados. Desde el punto de vista estratégico, el Golpe de Estado fue un éxito, y desde el punto de vista del crecimiento del país, también lo fue, porque después de 16 años, se logró entregar a un Chile con un crecimiento económico del 10%, y como la economía más sólida de América Latina, además con mucha menos pobreza e inequidad social que nuestros países vecinos (estos datos nadie los puede negar, más allá del color político del que se sea simpatizante).

Los Gobiernos que siguieron al Gobierno Militar podrán criticarle muchas cosas, pero su modelo económico no lo tocaron, pues se dieron cuenta que Chile iba muy bien encaminado. Claro que esa mezcla de Socialismo y Capitalismo es algo que ha llevado a hacer de Chile hoy en día uno de los países menos equitativos en la distribución de los ingresos, pero eso es gracias a la política de los socialistas que están hoy en el poder, o como alguna vez alguien dijo por ahí, “los socios-listos”.

Mucho se habla de la “Dictadura Militar”. Yo no voy a desmentir lo indesmentible: es obvio que el Gobierno de Pinochet fue una Dictadura, ya que su inicio estuvo desde el lado de la ilegalidad constitucional. Pero fue una Dictadura en el buen sentido de la palabra: Un gobierno que asume por la vía armada, derroca a su predecesor, el cual tenía al país asumido en una verdadera “anarquía”, y ejerce su poder con una potente autoridad. Pero esa Dictadura va encaminada a sacar a su país del “hoyo” en el cual se encontraba inmerso. Por lo menos este es el concepto de “Dictadura” que tenían los romanos, el cual era muy opuesto al de Tiranía: un gobierno déspota y autoritario que asume el poder en forma violenta, pero su administración sólo trae pobreza y hambre al pueblo, y cuyo gobierno dura hasta un nuevo pronunciamiento militar o su propio deceso. Pero ojo, la Dictadura del General Pinochet tuvo algo que ninguna otra Dictadura en la Historia de la Humanidad ha tenido: terminó su gobierno tras ser derrotado en un plebiscito popular abierto, en el cual el 56% del país votó para que dejara el gobierno, y él lo hizo sin ejercer oposición. Esto, pues en la Constitución firmada en 1980 decía que después de 8 años se haría una consulta popular para ver si continuaba o no en el poder: el pueblo votó en contra por un margen relativamente estrecho, y él hizo caso a la voz del pueblo ¿Cuántas dictaduras en la Historia, no sólo de Chile, han terminado su Gobierno de esta forma? Hasta donde yo sepa, ninguna, salvo la del General Pinochet. Todos los demás han dejado el sillón presidencial después de un conflicto armado o por decesos naturales.

Estas palabras a continuación van para esos marxistas que la paja en el ojo ajeno no les deja ver la viga en el propio: En Chile se condena una hipotética existencia de seguidores del Nazismo... pero creo que también debería de censurarse a cualquier partido de tendencia Comunista, por ser igualmente totalitario, cruel y asesino: recordemos que el Nazismo alemán le costó 6 millones de muertes a la Humanidad, pero por otro lado esa cifra parece insignificante si la comparamos con los 100 millones de cadáveres que se apilan por culpa de la doctrina Comunista, gracias a la funesta labor efectuada por Stalin, Lenin, Fidel Castro, Honecker o Mao Tse Tung, entre otros. En fin, creo que la única gran diferencia entre los comunistas y nazis, es que los nazis por lo menos son consecuentes con su pensamiento, y admiten ser una lacra asesina, abusadora y matona, en cambio los comunistas se visten de víctimas, sabiendo que, en buen chileno, "son más malos que las empanadas de caca"...

El saldo de Septiembre de 1973 fue lamentable: la muerte de tres mil personas, aunque buena parte de ellos fueran de lado del ejército marxista (los heroicos combatientes", como se autodenominaban, o bien"las pobres víctimas", para ese populacho intelectual, comandado por la impresentable Sola Sierra). Ojala que nunca más se repita un acontecimiento así en la historia de nuestro país, porque implica una división que costaría décadas volver a saldarla, y las llagas tardarían años en limpiarse. Pero tampoco dudo un solo instante en que otros grandes militares que ha tenido Chile hubiesen actuado de igualmente en como lo hizo Pinochet: Bernardo O Higgins, Manuel Bulnes, Manuel Baquedano, Manuel Blanco Encalada o Carlos Ibáñez del Campo, por nombrar a algunos. Es más, el padre del Chile Republicano, don Diego Portales también habría aprobado ese Golpe Militar de 1973, pese a que era algo inconstitucional.

Pinochet fue un militar patriota, que hizo caer al marxismo en Chile ¿por eso lo condenan?, ¿que en que planeta vivimos?... cuánto habrían dado en Polonia, Rumania, Bulgaria o Alemania Oriental por tener un Pinochet que les ayudase a acabar de una vez con toda esa mierda de los gobiernos comunistas!!!

Estas ideas que he expuesto acá podrán ser minoritarias, pero sé que la Historia hablará por sí sola, y en algún futuro, cercano o lejano, se sabrá reconocer todo el aporte que trajo consigo el Gobiero del General Pinochet (1973-1990).


Y recuerden: Mientras Chile exista, habrá pinochetistas!!!!!!

sábado, 1 de diciembre de 2007

Julio Martínez: mucho más que un periodista deportivo

*¿Quién es J.M.?

Poco antes del Mundial de Francia 98, se jugaba un partido amistoso entra Alemania y la Francia de Zidane en el Stade de St. Denis. Se tocó el himno germano, y el público no pifió en ningún momento. Sólo una cerrada ovación al final ante dicha interpretación. En eso, Don Julio Martínez hace el siguiente comentario: “Alemania y Francia se han enfrentado en dos guerras mundiales, con millones de muertes por cada lado. La última vez que las tropas germanas ocuparon París fue hace poco más de 50 años. Y sin embargo, todas esas odiosidades parecen haberse olvidado. Hoy en día el himno de ese país es aplaudido en la nación que alguna vez, por culpa de ellos, sufrió la mayor humillación de su historia ¿Por qué no podemos tener un espíritu de reconciliación entre nosotros y nuestros hermanos peruanos, en vez de pifiar su himno en las competencias deportivas, o que ellos hagan algo similar con el nuestro? Podríamos aprender este ejemplo de cultura deportiva y cívica que nos están dando en este momento estas 70 mil personas que están ahí en St. Denis”. Esa fue una de las tantas veces en que Don Julio Martínez, J.M. para sus amigos, dio a conocer que un verdadero periodista no es quien sabe más o menos datos, sino que es quien más sabe llegar a las personas.
Aunque también tuvo de los otros episodios: Año 2002. Mundial de Corea y Japón. Canal 13 transmitía los partidos en directo, como a las 4 de la mañana. No recuerdo que equipos jugaban, pero Mauriziano le dijo a J.M.: “oiga Julio, ha estado un poco lento el trámite del partido, ¿o no?... ¿Julio?, ¿Julio?...” resulta que J.M. se había quedado dormido durante el match, que por ese instante presentaba un trámite muy lento. Después de eso, Don Julio pasó a dar los resúmenes que en la tarde se daba de los partidos, pero no siguió relatando partidos a las 4 de la mañana: ya tenía casi 80 años para ese entonces.
¿Quién es Julio Martínez Prádanos? Es un periodista de la vieja escuela, de esos que se formaron con el ejercicio práctico, no en aulas universitarias. A sus 84 años lleva ya más de 60 ligados al Periodismo, tanto en radio, televisión y en prensa escrita. Comenzó trabajando para la Radio Pratt en el programa “Clínica Deportiva” y el Diario La Hora. Pero su estreno en grande fue cuando tuvo que ir a Brasil a reportear el Mundial de 1950, donde se dio el mítico “Maracanazo”. Sin dudas que sus columnas más memorables las escribió cuando trabajaba en la extinta Revista Estadio y en Las Últimas Noticias. Pero sin dudas, su rostro se hizo una celebridad gracias a sus intervenciones en el noticiero central de Canal 13. A dicha estación católica ingresó en abril de 1967. Hasta hace poco trabajó ahí. Hasta hace poco, porque en este momento se encuentra postrado producto de una grave enfermedad: Cáncer a la próstata. Esta patología lo tuvo cerca de la muerte, pero él está saliendo adelante. De esta forma, J.M. demuestra que es un luchador, que ama su vida, y que quiere seguir viviendo. Aunque debería estar tranquilo, pues él puede darse cuenta que su paso por el Periodismo escrito, televisivo y radial, y todos estos años de trabajo, no han pasado en vano, y su huella es algo que permanecerá imborrable. Sion duduas que personas como él dignifican a esta hermosa profesión que es el Periodismo.

*Un apasionado por el deporte

Para él, el futbolista chileno más grande de todos los tiempos era Elías Figueroa, a quien además calificaba como un amigo. Pero también recuerda con emoción a Leonel Sánchez: “El gol que le hizo a Yashin (el mejor arquero de la historia) fue algo impresionante. El fue un crack, no por nada es quien más veces ha jugado por La Roja, y además, el chileno que más goles ha anotado en los mundiales”. Pero sin dudas, que J.M., un amante del fútbol, siempre fue mucho más que un simple periodista deportivo. Él destacaba por su capacidad de emocionar a las personas con sus palabras. Conocidos por muchos fueron sus célebres discursos radiales para fiestas patrias, años nuevos, e incluso una arenga suya para una Teletón que hizo llorar a medio Chile. Se dice que el deporte es una actividad de las más nobles que hay; que fortalece al cuerpo y glorifica el espíritu. Pero J.M. era tan grande, que ser un mero relator deportivo le quedó chico. Lo suyo era el discurso, emocionar a la gente, enaltecer el sentimiento patrio y el cariño hacia las costumbres autóctonas, hacia nuestra tierra, hacia nuestro Chile… su “Chile querido”, como tantas veces lo llamó.

En tiempos en que el periodismo deportivo se confunde con la farándula, Don Julio nos muestra lo que en verdad importa, que es el espíritu deportivo, el “fair play”, y sobre todo que uno tiene que ser humilde en las victorias y digno en las derrotas. Hoy en día, muchos periodistas se hacen conocidos por destacar los defectos de un tenista o de un futbolista: sus excesos, sus bajones, sus derrotas humillantes. Pero J.M. prefirió ir siempre por la vereda de al frente, y ser respetuoso con las personas. Jamás profirió palabras ofensivas hacia alguien, ni hizo leña del árbol caído. Esa parecía ser su consigna. El siempre fue un caballero. Es tal vez por eso mismo que se transformó en mucho más un ícono de Canal 13: llegó a ser el rostro televisivo más querido de todo Chile. Es más, a juicio personal, es probable que sea el periodista chileno más querido que ha existido, incluso por sobre Hernán Olguín o Luis Hernández Parker. Y fue justamente esa personalidad calmada y respetuosa la que conquistó los corazones de sus auditores. Porque a Julio Martínez, todos siempre lo llamaron “Julito Martínez”, en clara muestra de cariño: “Sin dudas que Julito Martínez es el paradigma del periodista deportivo, un ejemplo en todo sentido”, dijo hace pocos días el destacado tenista Fernando González. Esa tremenda sintonía existente entre J.M. y las personas ha hecho que estos últimos días, ante el delicado estado de salud en que se ha encontrado en este afamado comunicador, es lo que provocó que muchas personas, de distintos ámbitos acudieran a verlo. No por nada, entre otros, fueron políticos tanto de gobierno como de oposición, además de figuras del deporte chileno, como Leonel Sánchez, Elías Figueroa y Alberto Quintano. Pero ojo, que no sólo los rostros conocidos de la televisión, deporte y espectáculo se sintieron conmovidos por el delicado estado de salud de J.M. También las personas humildes. Sí, porque en muchas oportunidades, las palabras de Don Julio se dirigieron justamente a ellos, a esas personas para quienes muchas veces, el fútbol es lo único capaz de darles alegrías. Cómo olvidar esas palabras emocionantes que dijo en 1994, cuando la “U” logró campeonar después de 25 años, y él decía que “le causaba emoción ver la pasión y devoción de esa hinchada que tuvo que esperar un cuarto de siglo para volver a tocar la copa, para volver a la gloria”. O también en oportunidades inolvidables para el deporte chileno, como cuando el Nico Massú logró el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, y Julito Martínez confesó haber llorado como un niño esa vez, ya que se le vinieron a la cabeza todos los “casi casi” del deporte chileno, y los nombres de esos grandes que estuvieron a un paso de lograr la ansiada presea dorada, como los Manuel Plaza o Marlene Ahrens, por ejemplo.


*El legado de un gran hombre

Frases suyas quedarán para el anecdotario. Como esa vez cuando se quedaba frente a la pantalla mirando fijamente y decía: “¿Se acuerda usted cuando antes, en las pichangas de barrio, todos tiraban la pelota hacia arriba y el que la lanzaba más alto era el capitán?”. Julio Martínez siempre fue un amante del fútbol, pero del buen fútbol, del fútbol limpio, sin trampas. Él siempre destacaba el espíritu deportivo, más incluso que el resultado. Y eso es algo que se ha perdido a pasos agigantados en el Periodismo Deportivo. Resulta demasiado trágico pensar qué va a ser de esta disciplina periodística cuando ya no esté J.M. ¿Quién va a ser capaz de reemplazarlo?: nadie.
Hoy en día, J.M., está de vuelta a su casa: “Mi padre trata de aferrarse con lo que puede a la vida”, comenta su hijo homónimo. Este acontecimiento significó que su salud, por la cual en algún momento se llegó a temer lo peor, viene en mejora. Al parecer, ese dicho de que “sólo los buenos mueren jóvenes”, tiene sus excepciones, pues J.M., se aferra a la vida. A esa misma vida que le ha dado tantas alegrías, como su esposa Norma, su único hijo, Julio... además de sus múltiples nietos e incluso bisnietos. Porque Don Julio vibra con las competencias deportivas, con el fútbol, con el atletismo, pero, él siempre ha dicho, que lo que más feliz lo pone es su familia. Y es probable que justamente sea ese cariño que siente por los suyos, lo que ha hecho que le esté ganando la lucha a la muerte… sabiendo que no podrá hacerlo para siempre, pero por lo menos se aferra con dignidad a la vida. Porque, en el fondo, él sabe, que ya se ha ganado un lugar en el corazón de los chilenos y en la historia del periodismo criollo. Su nombre ya se inmortaliza en la tribuna principal del Estadio Santa Laura (el mismo reciento deportivo de Plaza Chacabuco que pasó a ser su segundo hogar), pero también en el inconsciente colectivo de todo un país, y ojo que no sólo de aquellos que vibramos con el fútbol semana a semana.
Después de estas breves palabras… breves porque de un hombre así se podrían escribir varios libros… me salta a la cabeza una duda: ¿por qué siempre tenemos que esperar a que alguien se muera para rendirle un homenaje? Creo que J.M., el viejo y querido J.M. (con el mismo tono de cariño y respeto que él tantas veces él dijo “el viejo y querido Santa Laura”) merece no uno, sino que varios tributos en vida. “Justicia Divina”, ¿o no?

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )