miércoles, 30 de mayo de 2007

"El Sentido trágico de la vida"

El hombre nace llorando y muere con la angustia de no saber si está pasando a otra vida, o si simplemente está por atravesar una puerta que lo conduce a un oscuro y frío lugar donde sólo existe la nada misma, y del cual no podrá regresar jamás.

El sentido trágico de la vida es uno de los más difíciles de entender, pues ésta nos da alegrías, a veces muchas. Pero igualmente, en una gran parte del inconciente colectivo, se va afirmando la idea de una vida que es un lastre, una cruz con la que hay que cargar ¿Cuántos seres humanos no ven la vida como un mero trámite hacia la muerte?: muchos.

Salgo a caminar durante un atardecer de otoño, el cielo enrojecido por el humo de la gran ciudad, el cantar de los pájaros que se funde entre las bocinas ensordecedoras de ese mar de vehículos. La multitud avanza apurada, al mismo ritmo de los latidos del corazón cuando el stress y la angustia se apoderan de los de nuestra especie. Todos corren de un lado a otro, ante la mirada atónita de una paloma posada sobre la rama de un árbol, la cual ve como transcurren las horas y el ajetreo en las calles va en aumento, y las sombras se confunden con la penumbra de la noche inminente. Esto sucede mientras yo me acuerdo de una canción que alguna vez tuve la oportunidad de oír en la micro: “Quisiera ser tan civilizado como los animales” decía la letra, una y mil veces. Nada cambia en medio de un mundo de cambios.

Nuestro momento histórico actual es “la Era de las Comunicaciones”, donde cada día salen nuevos modelos de teléfonos celulares, la Internet y el chat son usados por todos, y en una gran cantidad de hogares hay radios y televisores. Pero sin embargo sucede un fenómeno curioso: las telecomunicaciones avanzan vertiginosamente, pero cada vez más gente se siente aislada del mundo y con el más crudo vacío en el fondo de su alma; y día a día aumentan quienes sienten que la soledad es su única compañía. ¿Por qué sucede esto?, buena pregunta: sin duda una extraña paradoja muy difícil de dilucidar.

En verdad lo que veo en la gente es que son negativos, y que le dan excesiva importancia al amor de pareja y al éxito profesional. Esto es bueno, pero el drama es que se le da una preponderancia extrema, casi exclusiva, a esos dos aspectos, en detrimento de otras cosas que también son vitales como la espiritualidad o disfrutar de las cosas sencillas de la vida. Son tan pocos los que se detienen a mirar un caracol posado sobre la hiedra, o que se dan el tiempo de ver las maravillas de la naturaleza, aunque muchas nos parezcan insignificantes.

Siempre he pensado que uno de los mejores antídotos contra esa verdadera pandemia universal de la actualidad que se llama depresión, es sentarse y permanecer quieto mientras se percibe la belleza de lo natural, la pulcritud casi geométrica con que cada una de esas criaturas fantásticas fue creada, y el aroma de las flores que recorre gracias al viento y se deposita en lo más profundo de nuestra percepción. Una vez escuché por ahí que “quien no lleva una vida orientada hacia la espiritualidad está condenado a sentirse solo cuando le falte la compañía física”: esta podría ser la explicación del por qué hoy en día son tantos quienes creen estar abandonados.

Pero, ¿qué es la Espiritualidad? De todas las definiciones que he escuchado de esta palabra, me quedo con esa hecha por Dave Mustaine (líder de Megadeth) : “La Religión es para aquellos que temen irse al Infierno, o bien que ven en Dios a la explicación de todo lo que tienen al frente… en cambio, la Espiritualidad es para esos que cambiaron lo más oscuro de sí mismos por una luz”. El día en que logremos combinar esa perspectiva de llevar una vida más espiritual, inspirada en valores como el respeto a los demás y a nosotros mismos, y además una capacidad de ver en la naturaleza una fuente de inspiración y alegría para las personas, y para los demás seres de la creación, recién será ahí en ese entonces cuando hayamos dado un paso adelante para tratar de sobreponernos al sentido trágico de la vida.

El día que Tyra me escribió...

Todo el mundo alguna vez ha tenido una especie de “amor platónico”. Yo no creo en esas cosas, pero la verdad es que cuando tenía como 18 años me encantaba una modelo gringa que se llamaba Tyra Banks. Esto fue hace años eso si (en esa época yo iba en mi ex carrera, Odontología). Me acuerdo que esa vez busqué en Internet (en Google específicamente) donde saliera algo de Tyra Banks, y así averigué que era modelo oficial de "Victorias s Secret" (lencería femenina). Así, que mi siguiente paso fue poner entonces en ese mismo buscador si me podía encontrar algo de "Tyra Banks y Victoria s Secret", y de esa forma me apareció una página donde salía un evento de Tyra desfilando para dicha empresa de lencería, y en un rincón decía el nombre de la agencia de modelos para la cual trabajaba Tyra. Así que finalmente, mi objetivo era uno sólo: conseguirme la dirección de dicha agencia. No fue tan difícil encontrarla, pues entré a la página oficial que salía en Internet, y salía la dirección exacta, ubicada en N.Y. Después de todo ésto, le mandé una carta a la propia Tyra: estaba escrita en un inglés harto mula (pero la verdad es que poco me importaba eso), y como archivo adjunto, una foto mía terrible de posera. En verdad nunca esperé que Tyra fuera a contestar mi carta, y ni siquiera a leerla. Pasaron 6 meses, y un día llegué de clases, y vi un extraño sobre que tenía un remitente que decía “New York, U.S.A.”. Yo no sabía de quien podía ser la carta, hasta que la abrí y vi una foto de la hermosa Tyra y autografiada con lápiz de tinca. Atrás había una dedicatoria escrita con puño y letra por ella misma, donde decía que le había encantado mi foto esa de estudio y que “si algún día venía a Chile nos juntábamos” (jeje, la verdad es que aún estoy esperando ese momento). No podía estar más feliz, pues la mujer a la cual consideraba la más linda del mundo sabía que yo existía ahí al otro lado del planeta, y se había dado el tiempo de escribirme una carta donde me decía "you are very handsome": la misma suerte que en tantas oportunidades me había jugado malas pasadas, ese día me había sonreído, y me sentía afortunado ... bueno, eso sentí en ese entonces, pues no lo niego: siempre he sido muy idealista y en esa época era idealista y más encima inmaduro (bueno, aun lo soy). En aquel entonces yo tenía un diario de vida, donde guardé la foto autografiada y con dedicatoria, y la llevé a clases. Se la mostré orgulloso a algunos compañeros, y de ahí la guardé en mi mochila. Pero yo, el muy bruto, se me olvidó cerrarla y justo me vine a casa y estaba lloviendo: nunca me venía con la mochila abierta, y justo ese día, cuando menos tenía que hacerlo, sucedió… conclusión: toda la mochila inundada, y lo peor aún era que la carta-dedicatoria estaba estropeada, pues ya no se notaba la dedicatoria que me había hecho ella, y lo que hasta el día de hoy lamento es que la foto se había llenado de unos granos que parecían verrugas. La tuve que botar, pero siempre me dará rabia por lo que pasó ese día. Se que era algo como para contarlo en el futuro, y ahora tengo que contar la decadente historia de un recuerdo… plop!!!

Bueno, mal que mal, la vida está llena de recuerdos… y para otros son puros recuerdos. Lo preocupante es cuando la vida se transforma en más recuerdos que en proyectos, pues ahí estamos fritos… jajaja.

sábado, 19 de mayo de 2007

Un sueño al más puro estilo Kafkiano



Dicen que la fotografía en blanco y negro lo que pierde en color lo gana en profundidad, en sentimiento, en destacar las expresiones, las profundidades y los relieves. Con el cine sucede exactamente lo mismo ¿Y con los sueños? Creo que también.

Todos alguna vez tenemos sueños extraños, y yo no soy la excepción, pues todas las semanas tengo por lo menos un sueño digno de contarse (y otros no tanto). Uno de los más curiosos que he tenido en el último tiempo empieza así: yo venía un día llegando a mi casa, y todo marchaba como de costumbre. Abro la puerta y veo a mi mamá en el pasillo, aterrada, blanca, y casi tiritando de miedo. Le pregunto qué es lo que sucedió, y ella me responde sólo una palabra: Spike. De inmediato se me viene a la cabeza la imagen de mi perro Spike, un hermoso labrador retriever, y pensé que algo le habrá sucedido, algo malo, muy malo .Le pregunté al respecto, y ella sólo me dijo, mirándome fijamente a los ojos, que no saliera al patio. Me extrañó aun más, pues cuando entré a la casa, nada extraño se divisó en el antejardín. Pensé seriamente en quedarme en mi hogar, acompañando a mi madre, pero la curiosidad fue más fuerte y abrí la puerta y salí al patio. En eso sentí que mi mamá me rogaba que no lo hiciera, pero ya era tarde: estaba afuera y dispuesto a ver qué era lo que había sucedido. Recién en ese momento me pude dar cuenta que el sueño era en blanco y negro, pues sólo veía sombras en distintas tonalidades, el cielo era gris, mi casa profundamente blanca, tan blanca que parecía un enrome y frío mausoleo, pero en el resto de las figuras predominaba el negro, sobretodo en los árboles, que eran completamente negros, y todos estaban desprovistos de follaje, el cual estaba remplazado por ramas desnudas. En ese momento podía sentir un aire frío por mi espalda, ese olor característico que hace inminente la llegada de la lluvia en unos minutos más. El viento corría con fuerza, produciendo un zumbido que hacía contraer los huesos, pero más que por el frío mismo, era por la extraña sensación que de que la situación era anormal: sabía que algo no andaba bien.

El patio se veía aparentemente tranquilo, nada fuera de su lugar. Pero había algo que me inquietaba, pero no sabía que era. En ese instante mi vista se alzó y miré hacia el fondo. El garage, pensé. En efecto, el garage que quedaba al fondo del patio tenía la puerta entreabierta. Me acerqué lentamente y con mucho cuidado a observar. En ese momento, la puerta se cerró de golpe. Y sentí un olor extraño, un olor a azufre muy fuerte. La piel se me erizó por completo. Estaba desesperado, no sabía si huir despavorido o tratar de abrir ese misterioso portón de color blanco sepulcral. Nuevamente la curiosidad fue más fuerte. Tomé la aldaba y jalé con fuerza, pero no conseguí moverla: algo, o alguien estaba tirándola del otro lado. Respiré hondo, como esperando lo peor, y tiré con todas mis fuerzas. La puerta se abrió bruscamente. Sentí un miedo intenso de entrar, pero también una enorme curiosidad, y finalmente ésta fue más fuerte e ingresé. No puedo decir que no estaba asustado, pues claro que lo estaba. Sabía que la única forma de saber que era lo que sucedía era así. Se veía muy poco, pues la oscuridad era intensa, pero el olor a azufre le daba una atmósfera especial, que hacía que me sintiera como dentro de una catacumba, y conforme avanzaba, éste se hacía mas intenso. En eso estaba cuando vi que algo se movía: era un cuerpo grande y muy macizo, sentí terror, y que mis brazos y piernas estaban helados: estaba aterrorizado por lo que veían mis ojos. Una figura enorme, de unos dos metros, totalmente cubierto de pelos, y el físico tan imponente como el de un gorila… o tal vez mucho más. Me sentí insignificante al lado de esa criatura que me miraba con unos ojos de un brillo muy intenso,que parecían un par de focos en medio de ese lúgubre enterno. A este personaje que se había posado frente a mí, o tal era yo el que estaba de intruso en ese lugar, no le podía ver el rostro. Por un momento pensé en que todos esos mitos de hombres lobos eran ciertos, y que en efecto me encontraba frente a uno. Avanzó un par de pasos hacia mí, y recién en ese momento pude verlo bien… Spike!!! (exclamé asustado). Efectivamente ese monstruo peludo que estaba ahí frente a mí tenía la cara de Spike, pero el cuerpo de un oso pardo hiper-desarrolado. Ahí el miedo que sentía se transformó por un lado en esperanza de que me reconociera, pero por otro lado me apoderó el pánico frente a la posibilidad de que no lo hiciera. Me miró, me olfateó, y le dije “Spike, ¿eres tú?”. Y ahí su cara cambió rápidamente: de un rostro de curiosidad pasó a uno que describía una profunda pena, y me pareció que sus ojos se oscurecieron más, e incluso se humedecieron. Se quedó mirándome, como recordando los momentos vividos. Con eso ya no me cabía ninguna duda: era Spike, pero algo muy extraño le había pasado. Yo me acerqué un poco, pero me empujó muy fuerte y salió corriendo hacia el patio. Recién ahí pude ver lo oscuro del cielo, y sentir el gélido viento que soplaba de todos lados. Spike, o lo que haya sido esa criatura, saltó a la parte más alta de la muralla, y estando ahí se dio vuelta para mirarme por última vez. Su mirada lo decía todo: estaba destrozado, era una mirada como pidiendo perdón, como sintiendo lástima por sí mismo. Después de eso, saltó al patio de al lado y no volví a ver.

En eso estaba mi sueño, que más que sueño era una pesadilla, cuando desperté con una angustia indescriptible. Me levanté y miré por la ventaba al patio de atrás. Ahí estaba mi perro Spike tan tranquilo como siempre, mirando hacia arriba y moviendo su colita: por suerte había sido un sueño, un mal sueño.

viernes, 18 de mayo de 2007

dile NO a las Corridas de Toros: simplemente una verguenza a nivel mundial!!!





Espantoso. Macabro. Repugnante. Pocos, muy pocos, son los calificativos que con exactitud pueden describir este acto, el cual sin dudas nos muestra el lado más perverso y sanguinario de la naturaleza humana.

¿Tanto nos cuesta ponernos en el lugar del prójimo, aunque ese prójimo sea un animal? Con mayor lugar debería ser así, pues el animal no puede expresar su repudio ni su temor. Sólo expresa miradas que inspiran lástima, mientras su cuerpo se tiñe rápidamente de sangre, de su propia sangre, y sus movimientos se van haciendo lentos y torpes, conforme la multitud, tan insensible como ese asesino llamado “torero” grita le “ole”, celebrando la grotesca paliza que ven sus múltiples ojos. La masacre injusta de un hombre abusivo y armado, con mentalidad de psicópata despiadado, sobre un pobre herbívoro de casi una tonelada, que no fue hecho para pelear, si no que para recorrer los verdes campos en búsqueda de pasto para alimentarse.

Así es la más repudiable de las invenciones que hayamos hecho los hombres: dar muerte a un pobre animal, que alguna vez fue un pequeño ternerito que seguía con pasos descoordinados a su madre bobina. Pero esta cruel forma de morir no es para servir de alimento, si no que por diversión de un grupo de mal nacidos. Ha hecho de la muerte de una criatura un espectáculo por el que se cobra una entrada y derechos por su transmisión. Ojala que algún día, todo este tipo de atrocidades (donde incluyo al Rodeo que se practica en Chile también) se terminen para siempre. No podemos seguir matando animales por el gusto de matarlos, por darle un placer momentáneo a esa gente imbécil que acude a ver esos “espectáculos”, y a todos esos insensibles que los aprueban. Hay tanto que se podría hacer, y tan poco que hacemos…que sinceramente me da vergüenza, y lo digo de corazón.

Lo he pensado mil veces y así lo sigo creyendo: Si estos animalitos pudiesen hablar y reclamar por sus derechos, acusarían a la Humanidad entera por daños y perjuicios… a unos por ser verdaderas bestias sedientas de sangre, y a otros tantos por nuestro patético silencio.

Lo digo una y mil veces: NO A LAS CORRIDAS DE TOROS!!!!!!!!

miércoles, 2 de mayo de 2007

Las dos caras de la Naturaleza

Esta foto me gustó bastante como salió.... creo que es una de las mejores que he sacado. Obtener esta imagen resultó con cierto nivel de dificultad, pues tuve que sostener con una sola mano a Gerónimo y con la otra enfocar sin que se me moviera la tortuga ni un centímetro, y además tratar de ubicar bien a los protagonistas para que la foto saliera bien encuadrada; por suerte me resultó. En lo personal, esta foto es como especial, pues nos muestra las 2 facetas de la naturaleza: por un lado la parte delicada, representada en los pétalos de esa hermosa flor que salió de un espinudo cactus, y por otro lado lo rústico de un quelonio con su piel áspera y escamosa. Es como la vida: dos caras de contrastes.

La polémica "Pastilla del día después"

Durante los últimos años ha habido un debate ideológico y valórico respecto al polémico uso del Levonorgestrel, más conocido como “la Pastilla del día después” ¿Qué es lo que hace este fármaco? Revisando la numerosa bibliografía al respecto, me he topado con quienes lo defienden y quienes lo atacan.

El argumento más usado por los que lo apoyan es que “lo que impide es la ovulación de la mujer”, pero si así fuese ¿cómo una tableta que se tome un día después de la supuesta concepción va a evitar algo que ya se produjo? Bueno, pero si así fuese, impediría la ovulación femenina, y con ello tendría un efecto anticonceptivo; pero en caso de que la ovulación ya se haya producido, ¿cómo es que su efectividad igual llega casi hasta un 100%?; bueno, fácil: impidiendo la implantación del embrión en el endometrio, a través de un mecanismo que hace que la pared multicelular se desgarre antes de que el blastocito se pueda adosar a ella.

De todo esto se desprende que el Levonorgestrel actúa a veces como anticonceptivo, pero también puede actuar como factor que impida la anidación de la blástula, y es justamente en este punto donde se encuentra toda la encrucijada del caso. Claramente algún factor que impida la fecundación del óvulo no va a ser abortivo, pero no se puede afirmar lo mismo de algo que ejerza la función de “anti-implantario”.

Cuando se impide la fecundación aún no hay vida humana propiamente tal, pues tanto el óvulo como el espermatozoide aportan sólo la mitad de la información genética para dar origen a una persona; dicho en otras palabras, ni el óvulo ni el espermio son “humanos en potencia”, pues si se les dan todas las condiciones para crecer, por sí solos ninguno de ellos dos puede llegar a transformarse en un individuo, ni siquiera en un embrión. Pero el blastocito ya fecundado sí es un “humano en potencia”, al cual si se le dan todas sus condiciones fisiológicas si podría llegar a ser una persona íntegra. Destruirle la pared endométrica significaría quitarle la protección y la nutrición, y por ende, la vida.

Mirándolo desde otra perspectiva, si uno deja un pelo o una uña, siempre serán sólo eso: un pelo o una uña, pero si a un blastocito se le deja en un endometrio, llegará a ser persona, pues ahí hay vida humana, y al haber vida humana, un humano es lo único que puede producirse de todo ésto, no un árbol o una gallina, si no que una persona humana. ¿Cuál es mi conclusión? Bueno, antes que todo, admito que no soy un especialista en la materia, pero igual me he informado al respecto, y creo que impedir la anidación del blastocito es cortarle toda posibilidad a ese ser para llegar a ser persona, o sea, matarlo… y matar a una persona antes de que nazca, y sin la mas mínima posibilidad de defenderse, tiene un solo nombre: ABORTO (o asesinato, si quieren que use un término más extrapolable a los Derechos Humanos de cada una de las personas). A propósito ¿¿Por qué hay gente que muestra tanto afán en proteger los Derechos Humanos de los delincuentes y en cambio los Derechos Humanos de un embrión humano, un humano en potencia, se encargan de cubrirlos con excusas hasta llegar a enterrarlos de la misma forma en que se entierra un cadáver?? … me parece feísima esa actitud. Lo que es yo, siempre estaré en contra de cualquier forma de aborto, y siempre estaré a favor de la vida del que esté por nacer, sea la circunstancia que sea. Debería estar en todos nosotros la obligación de luchar contra el aborto, tanto en las mujeres que no se lo hagan, pero también en los hombres en no incitarlas a que cometan ese crimen; siempre debemos de apoyarlas si éstas quedan embarazadas, y jamás orientarlas a que cometan el error de matar a su propio hijo. Bueno, esa es mi opinión al respecto.

Además, usaré una frase bastante futbolera al respecto: "Ante la duda, abstenerse"... es decir, si no se está seguro al 100% que no es abortiva (postura que tiene partidarios y detractores), creo que será mejor abstenerse de usarla.

martes, 1 de mayo de 2007

El Maravilloso Período Medieval

El Período Medieval es una época maravillosa de la Historia de la Humanidad. No pocos la consideran un “período oscuro”, arcaico y sin avances, pero yo no estoy para nada de acuerdo con dichas afirmaciones.

El ideal en la Edad Media era el Caballero Feudal, el cual encarnaba todas las virtudes de las culturas preexistentes a la medieval: debía tener el valor de los guerreros germánicos, la Fe y disciplina de los mártires cristianos y además la sapiencia de los pensadores del mundo greco-romano. Un Caballero se atenía firmemente a las normas de caballería: jamás atacar a una mujer o a un desvalido, nunca podía embestir a un adversario por la espalda, y siempre que combatía contra otro caballero, tenía que ser a alguno que también estuviese provisto de armamento. Como se ve, los caballeros eran un fiel reflejo de una época en que había ideales muy marcados a seguir.

Se dice que durante esta época no hubo gran avance intelectual, lo cual es absolutamente falso. Los monjes pasaban todo el día encerrado traspasando los textos clásicos, y estudiándolos. Durante la Edad Media se rescataron las enseñanzas de los grandes filósofos y se las adaptaron al pensamiento cristiano imperante. Acá surgen personajes de la talla de un San Agustín de Hipona, San Albertomagno y Santo Tomás de Aquino… todos los cuales son pensadores de primer nivel para cualquier entendido en la materia.

Otro gran aporte fue el surgimiento de las universidades. Las primeras universidades aparecieron en esta época. Así fue como se fueron formando la Universidad de Oxford, U. de Cambridge, U. de Coimbra, U. de Colonia, U. de París, y la más antigua de todas: la U. de Bologna. Acá se fue ordenando el saber que existía hasta ese entonces, y se le impartía a las personas. Eso sí, la mayor parte de los sabios eran del mundo relativo a la Iglesia, pero también había otro tipo de personas que se inmiscuyeron en este apasionante mundo del saber.

Antes de la Edad Media no existía el concepto de “Persona”; sólo se distinguía al “Individuo”, siendo que individuo sólo hace acepción a una sustancia individual, sin importar su naturaleza. Fue el pensador Boecio quien introdujo el término “Persona” al cual definió como una “sustancia individual de naturaleza racional”. Esto le dio mayor dignidad al género humano.

Sin dudas se puede considerar que fue acá cuando se le dio dignidad al trabajo manual de la gente. En la Antigüedad, el trabajo manual era visto como un castigo o como “un trabajo para la gente inferior”, pero acá fueron los monjes Benedictinos quienes demostraban una alegría contagiosa al arar la tierra, al amasar el pan, al cuidar sus jardines. Esta alegría de los monjes al realizar estas labores cotidianas fue haciendo que la gente de los poblados los imitaran en su actitud, y el trabajo manual ya no fuese visto con malos ojos por los demás.

El mundo Greco-Romano era eminentemente machista, donde las mujeres eran vistas casi como inferiores. Pero en el Período Feudal, y gracias a los poemas de caballería, se ensalza a la mujer hasta un punto de admiración casi mitológica, y se le hace imponer un respeto en torno a su figura nunca antes visto. Acá surge el concepto de “doncella” en su máxima amplitud.

La arquitectura medieval no merece mayores presentaciones. Primero los estilos Carolingio y Románico, pero fue sin dudas el estilo Gótico el que marcó el máximo apogeo de la arquitectura de toda la Historia de la Humanidad. Los castillos medievales eran perfectos en cada centímetro de su construcción. Las majestuosas catedrales góticas parecían apuntarnos directamente el camino para llegar a Dios, y en el fondo, esa era justamente el por qué de su forma puntiaguda, pero simplemente imponentes. La Europa de esos siglos se llenó de estas construcciones, pero de todas, la Catedral de Colonia (Alemania), la de Burgos (España) y la de Notre Dame (Francia).

Probablemente el primer ecologista de la Historia sea Buda, pero el que más influencia ha causado en Occidente fue San Francisco de Asís. En un período en que todos veían a los animales como bestias inferiores, a los que había que matar, ya sea por dañinos o por comestibles, San Francisco nos enseñó a mirarlos como hermanos. Su historia cuenta que una vez se topó con el mítico Lobo de Gubia, el cual era un animal feroz, pero que el lo calmó, tratándolo de “hermano lobo” y acariciándolo en su cabeza. El le hablaba a las vacas , caballos, burros y aves. Su mensaje en esa época no fue muy bien comprendido, pero muchos siglos después Albert Schweitzer rescató precisamente la enseñanza de san Francisco de tratar a todos los seres por igual, lo que le valió el Premio Nóbel de la Paz en 1952.

Se habla contra las Cruzadas, que fueron un período donde se derramó mucha sangre. Yo opino lo mismo: se derramó sangre, mucha sangre, pero no menos que en las Guerras Mundiales o en la Revolución Francesa. Uno la puede juzgar, pero no sin antes recordar que los hechos históricos para ser juzgados hay que hacerlo bajo el prisma de ese momento histórico determinado, y no bajo la lupa de nuestra mentalidad actual. Tal vez bajo esa perspectiva, el haber recorrido miles de kilómetros y enfrentado a las tropas musulmanas para recuperar la ciudad donde nació Cristo puede haber sido un sacrificio justificable en su momento… no ahora, pero si lo era hace mil años, considerando que era un período en donde todo giraba en torno al Cristianismo, y, tal vez ignorando el verdadero significado de las palabras de Cristo. Si hasta hubo sacerdotes mataban en nombre de Jesús!!! Pero reitero, Las Cruzadas nunca fueron más sanguinarias que muchas de las otras grandes luchas que ha presenciado la Humanidad, e incluso creo que eran más justas, pues los Caballeros, en la mayoría de las oportunidades, respetaban las “leyes de caballería” para hacerle frente a sus oponentes.

Los Reyes Medievales eran mucho más cercanos a su pueblo que lo que han sido en cualquier otro período. Las pequeñas ciudades, o Burgos, se construían en torno al castillo, pues el rey, con su ejército de caballeros, les daba protección y ellos le rendían tributo, pero en forma de impuestos. Muchas veces las personas podían asistir personalmente a audiencias privadas con los reyes, a su propio castillo… ¿hoy en día se puede hacer algo así con los Presidentes de las naciones? Claro que también existieron reyes tiranos y déspotas, pero esos han existido siempre. Pero, en general, los reyes medievales eran mucho más buenos gobernantes, y más justos, que lo que fueron los reyes del Absolutismo por ejemplo.

Ni hablar de la Mitología Medieval, que es la que inspira nuestros mitos hasta nuestros días. Personajes como elfos, dragones y brujas aparecen hasta hoy, y a cada rato, en el cine y la TV. Sin dudas, el aporte del mito medieval es interesantísimo para el inconciente colectivo de la gente, que busca en la fantasía una forma de alivio para el mundo pragmático en el cual vivimos ahora.

Tal vez el aspecto que marcó como “época de oscurantismo” de la Edad Media lo marcó el siglo XIV, donde llegó a Europa la Peste Bubónica, más conocida como la “Peste Negra”, desde el oriente y transmitida por los ratones. Estos roedores contagiaron a las personas, a quien les salían unas heridas características (llamadas “bubones”), con una altísima fiebre, alucinaciones y finalmente la muerte. Casi la mitad de los europeos murieron, y no podía ser de otra forma: la vestimenta se tiñó de luto, el mito de brujas y brujerías, el arte de calaveras y esqueletos, y la música de letanías de la muerte… pero fue todo por consecuencia de algo inevitable para esa época. Además que a eso le sumamos que ese fue el siglo más helado que ha tenido el viejo continente desde que terminaron las glaciaciones, y que el Mar del Norte se salió varias veces, destruyendo caletas pesqueras y ahogando a varias personas, el triste desenlace de una época de esplendor cultural no pudo ser más sombrío.

¿¿Por qué esa intención de considerar a la Edad Media como un período oscuro?? Bueno, antes que todo, recuerdo que éste era un período eminentemente católico, donde todo giraba en torno a Dios. Y las divisiones de la Historia en etapa fueron hechas en períodos mucho más posteriores, precisamente por autores masones contrarios a la Iglesia católica… y posteriormente por historiadores cercanos a la izquierda anti-cristiana, los cuales francamente se encargaron de hacer pedazos el nombre de el maravilloso Período Medieval, al cual trato de sacar a flote con estas palabras…

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Santiago, Santiago, Chile
Este Blog está dedicado a SPIKE (26 de Junio de 1996 - 31 de Marzo de 2008 )